miércoles 28 febrero 2024
Más
    HomeEmpowermentCarmen García:  Equidad e Inclusión, un negocio inteligente.

    Carmen García:  Equidad e Inclusión, un negocio inteligente.

    Carmen García es socia ejecutiva en IBM Consulting y, a través de su trabajo y gracias a sus proyectos de transformación y tecnología, contribuye a que las empresas sean más sostenibles. ¿Su objetivo? “Hacer un impacto positivo en el mundo”, asegura. 

    “Mi madre, con un carácter muy conciliador, nos ha transmitido que siempre tiene que haber alguien que haga que las cosas funcionen (ella lo hacía en la familia) y fue una gran enseñanza para el mundo profesional: ser generoso, gestionar el ego y el orgullo, buscando el bien común. Tiene mucho que ver con los valores que actualmente definen la diversidad e inclusión, alrededor de la tolerancia, el respeto a las opiniones de los demás, crear entornos de trabajo psicológicamente seguros”. Así comienza la entrevista con Carmen García, a quien se le nota que tiene la familia como modelo en su vida.

    Queremos conocerte más Carmen, háblanos un poco de tu historia personal, y ¿cómo ha influido en tu vida profesional?  

    En mi familia éramos cuatro hermanas y mi padre era una persona audaz, positiva e independiente. Ese espíritu es el que nos inculcó: a ser autónomas, proactivas, responsables, y a ir en busca de la oportunidad, incluso cuando las cosas no salen bien. Eso me llevó a empezar a trabajar muy joven, a cambiarme de empresa y de puestos varias veces en mi carrera profesional, y siempre buscar el sitio donde pudiera aprender, aportar valor y progresar. No me he conformado con lo que me ha tocado. He luchado por trabajar donde quería, donde me sintiera motivada. No siempre ha sido así, pero puedo decir que en bastantes ocasiones sí. Somos más productivos, y más felices, cuando podemos ser auténticos y no trabajamos a la defensiva, es ahí cuando damos lo mejor de nosotros mismos.  

    ¿Cómo te interesaste por la sostenibilidad y qué te motivó a seguir una carrera en este campo?  

    En 2021 mi trabajo estaba centrado en la industria financiera. Como curiosa y lectora que soy, empecé a ver el término Finanzas Sostenibles por todos lados. Me puse a explorar y se me abrieron los ojos. Si llevábamos años hablando de la transformación digital como una disrupción que estaba dando la vuelta a todo, la transformación sostenible prometía ser de la misma envergadura, la industria financiera iba a tener un papel fundamental. No solo por la oportunidad de dirigir los flujos de capital hacia las actividades sostenibles, sino como garante y asesor de sus clientes en su transición sostenible. Estábamos en los albores de un nuevo modelo económico y productivo, que iba a requerir profundas transformaciones en las empresas, y la tecnología iba a ser la gran aliada. Si la pandemia fue el acelerador de la transformación digital. La regulación, los mercados de capitales y los consumidores, lo iban a ser en la transformación sostenible. Yo quería ser protagonista de ese cambio y es en ese momento cuando decidí enfocarme en la sostenibilidad.  

    ¿Cómo has incorporado los conocimientos de tu carrera en el área de sostenibilidad? 

    Sobre mis conocimientos industriales y tecnológicos, adquiridos a lo largo de mi carrera, he incorporado los de sostenibilidad. Sigo trabajando en clientes con proyectos de transformación digital, con la nueva generación de tecnologías digitales, pero con la mirada puesta en la sostenibilidad. Curiosamente, estoy viendo como la sostenibilidad está siendo el disparador de algunos proyectos que estaban “aparcados”, como la migración al cloud o la digitalización de la cadena de suministro. 

    ¿Cómo crees que el cambio climático nos ha afectado como sociedad? 

    Cuando ves que el Banco Central Europeo ha puesto en marcha unas pruebas de estrés en los bancos, para medir el riesgo climático en las decisiones de negocio, porque lo ve como un factor que puede afectar a la estabilidad financiera, te das cuenta del enorme impacto que el cambio climático puede tener ya no sólo en el planeta, en nuestra salud, sino también en nuestra economía y, por ende, en la sociedad. Hay una perspectiva de riesgo para la actividad de las empresas que cualquier directivo debería valorar: el cambio climático puede llegar a afectar a la supervivencia del negocio a largo plazo, poner en riesgo la sostenibilidad sí, pero la financiera. Hay mucho en juego en la economía.  Para mí esta visión financiera, fue absolutamente reveladora de la magnitud del riesgo que estamos asumiendo todos.  

    ¿Cuál es tu perspectiva personal y profesional respecto a este riesgo? 

    Desde la perspectiva personal me he hecho mucho más consciente de que todos tenemos nuestra “huella de carbono” y que, por tanto, todos podemos hacer algo para mitigar el cambio climático.  En mi caso, dentro de lo posible ya -todavía somos muy dependientes de los combustibles fósiles- intento minimizar mi huella viajando en tren o teletrabajando, bajando la calefacción, desenchufando aparatos electrónicos… aunque, confieso, que siento que no hago suficiente. Lo paso mal cuando veo que el cambio ya está aquí (antes hablamos de mitigación, cada vez más de adaptación), pero me pongo el gorro de optimista y quiero confiar en que ya se están ejecutando los planes de descarbonización con objetivos científicos y que el nivel de conciencia de directivos, consumidores y ciudadanos es cada vez mayor. Si lo conseguimos con el agujero de la capa de ozono, porque no lo vamos a conseguir con el efecto invernadero.  Desde el punto de vista profesional, lo veo como oportunidad para ayudar a mis clientes en su viaje hacia la sostenibilidad y le ha dado un nuevo propósito a mi trabajo. 

    ¿Cómo ves el futuro de la sostenibilidad en la industria tecnológica?  

    La tecnología informática está cada vez más integrada en nuestra vida personal y profesional, en la infraestructura física y en el tejido social y la IA ya se usa en muchas aplicaciones de toma de decisiones críticas para la vida de las personas. Surgen preocupaciones éticas cuando las tecnologías informáticas conducen a resultados no deseados, como la erosión de la privacidad personal o la toma de decisiones sesgadas o injustas. Por otro lado, algunos estudios indican que el sector TIC podría consumir el 20% de toda la electricidad del mundo para 2025 y emitir hasta el 5,5% de todas las emisiones de carbono.  

    ¿Cuál consideras que es la responsabilidad de la industria TI? 

    La industria de TI tiene la responsabilidad, por tanto, de diseñar e Implementar soluciones confiables, justas, sin sesgos que protejan la privacidad y actuar para reducir su huella de carbono. 

    IBM lleva más de 50 años comprometido con la responsabilidad medioambiental, antes incluso de que la compañía hiciera pública la primera política ambiental corporativa en 1971 y tomando un papel de liderazgo en las cuestiones éticas alrededor de la IA y sobre protección de los datos. Estas responsabilidades están presentes en nuestros productos, nuestros proyectos con clientes y en nuestro día a día como compañía. También en nuestra red de proveedores: en 2022, IBM gastó $17,500 millones con más de 10,000 proveedores de hardware, software y servicios con los que promueve la responsabilidad social y ambiental, por ejemplo, capacitándoles en ética tecnológica. 

    ¿Cómo está IBM liderando el camino en este sentido? 

    La Posición de IBM sobre la privacidad de los datos, es clara, los consumidores merecen la protección constante de la privacidad de sus datos y que las empresas se hagan responsables de ello. También que los gobiernos deben establecer entornos de políticas estables, para fomentar el crecimiento de nuevos servicios y tecnologías. Por otro lado, existe un consejo de Ética de IA de IBM, que se encarga de fomentar la IA ética, responsable y confiable en todo IBM y que ya ha hecho este tipo de declaraciones: “IBM se opone firmemente y no aprobará el uso de ninguna tecnología, incluida la tecnología de reconocimiento facial ofrecida por otros proveedores, para la vigilancia masiva, la elaboración de perfiles raciales, las violaciones de los derechos humanos y las libertades básicas” 

    ¿Qué iniciativas o programas han trabajado para generar un impacto positivo en la sociedad? 

    Junto con Object Management Group (OMG) https://www.ibm.com/blog/launch-of-omgs-responsible-computing-consortium/ y un consorcio de innovadores tecnológicos ha querido hacer su contribución a la industria definiendo Responsible Computing (RC) un marco que incorpora los principios que deben regir el uso de las tecnologías pensando en generar un impacto positivo en las personas y en el planeta. Un enfoque sistémico destinado a abordar los desafíos actuales y futuros de la informática, Integra aspectos de Sostenibilidad, Ética, Apertura, Privacidad, Diversidad, Inclusión, Clima y Circularidad.  

    Con el objetivo de contribuir también en la sociedad, ha lanzado el programa IBM SkillsBuild de capacitación digital gratuito para ayudar a estudiantes adultos a desarrollar nuevas habilidades digitales, como ciberseguridad, análisis de datos y muchas otras disciplinas técnicas. https://skillsbuild.org 

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS