sábado 21 mayo 2022
Más
    spot_img
    HomeTalent & LearningEmprender también es tema de la juventud 

    Emprender también es tema de la juventud 

    A diario la juventud se enfrenta a muchas incertidumbres sobre su vocación, sobre los trabajos del futuro, mientras se va re-descubriendo. En esta nota queremos abordar el programa Aprender a emprender que lleva a cabo la Fundación Junior Achievement.  

    ¿Qué es Aprender a emprender? 

    Aprender a emprender es un programa de alto impacto de Fundación Junior Achievement (JA) que estimula a los jóvenes de 15 a 18 años a crear, organizar y operar un emprendimiento real.  

    A través de este ejercicio, los estudiantes comprenden los pasos necesarios para comenzar su empresa, y experimentan la importancia de asumir riesgos, tomar decisiones y trabajar en equipo. En el proceso, adquieren herramientas sobre gestión de proyectos, economía y desarrollan sus habilidades socioemocionales.  

    El programa se implementa desde abril a noviembre en los últimos años de las escuelas secundarias. Los estudiantes son guiados por sus docentes y cuentan con el acompañamiento de profesionales voluntarios con experiencia en emprendimientos que actúan como mentores.  

    En 2019 el programa alcanzó los 100 años de vigencia ininterrumpida transformando la vida de jóvenes de todo el mundo.  

    A partir de 2020, en Argentina el programa se desarrolla 100% online, esto posibilita llegar a escuelas y jóvenes de todo el país, desde Jujuy hasta Tierra del Fuego. Las inscripciones para 2022 se encuentran abiertas con becas disponibles para escuelas públicas y privadas con subvención hasta el 14 de marzo. 

    Alcance del programa 

    2020 2021 
    2.740 estudiantes 4.062 estudiantes 
    188 docentes 264 docentes   
    99 escuelas 142 escuelas 
    148 mentores voluntarios 270 mentores voluntarios 

    Aprender a emprender consta de cuatro etapas que los estudiantes atraviesan a lo largo del ciclo lectivo: organización, desarrollo, administración y liquidación.  

    Organización: quienes estudian eligen su producto o servicio; el nombre y la identidad del emprendimiento; declaran su propósito; se asignan los roles. 

    Desarrollo: realizan las proyecciones financieras; calculan el capital inicial, el valor de las acciones; el precio de su producto o servicio; se ponen las metas de producción y venta. En la Rueda de capitalización presentan su proyecto a través de un video pitch, comparten el plan de negocios y venden acciones a potenciales inversores. 

    Administración: trabajan con dinero real, con proveedores y clientes reales; producen, venden y registran todo lo que hacen. En la Feria de emprendimientos aprenden a comercializar su producto o servicio, sea en un centro comercial o a través de una tienda virtual; atraviesan el desafío de atraer clientes y concretar ventas. 

    Liquidación: liquidan el stock; hacen el balance, cierran el valor del libro de acción, finalizan su ejercicio contable; devuelven el dinero a los accionistas. Las mejores compañías pueden representar al país y consagrarse como la Compañía del Año en una gran competencia internacional junto a emprendimientos de 15 países. 

    Las conversaciones inspiradoras preparan a los jóvenes para las distintas etapas del programa con contenidos y tendencias claves de negocios. Destacados oradores brindan capacitaciones virtuales de marketing online, desarrollo de producto, finanzas aplicadas a mini-empresas y emprendimientos, trabajo en equipo y desarrollo de personas y culturas organizacionales, tiendas virtuales, billeteras electrónicas y liderazgo. 

    La clave: aprender haciendo 

    Planificación y acción: desarrollan un plan de negocios que presentan a potenciales inversores y que luego ejecutan.  

    Proactividad: ganan protagonismo en el proceso y las excusas pierden peso. Aprenden que las cosas no pasan, sino que son ellos quienes hacen que sucedan.  

    Asumir riesgos: emprender es aprender haciendo, a través de los aciertos y errores. Conviven con la incertidumbre y las emociones que el riesgo conlleva. 

    Trabajo en equipo: aprenden a trabajar con personas que ellos no eligieron, que pueden tener distintos puntos de vista y destrezas y con las cuales pueden potenciar sus logros.  

    Creatividad: no solo crean un producto o servicio innovador, sino que se ven forzados a encontrar soluciones nuevas a los múltiples desafíos que se presentan en el camino.  

    Comunicación: entusiasman a accionistas, motivan al equipo, convencen a los clientes… y sostienen una conversación difícil con respeto y honestidad cuando surgen conflictos internos.  

    Perseverancia y esfuerzo: aprenden a seguir adelante cuando los resultados no son los previstos y a sostener el trabajo avanzando día a día para alcanzar los objetivos.  
    De acuerdo con el Reporte de impacto 2020, los estudiantes que participan del programa incrementan su autoestima, aumentan su confianza en el propio futuro laboral, así como su propensión a emprender.  

    Mira este vídeo con testimonios  

    Conoce la experiencia de quienes han participado 

    “El programa Aprender a emprender fue una experiencia muy enriquecedora, porque aprendí mucho sobre la gestión de un emprendimiento, escuchar al otro, unir al grupo cuando había rispideces, buscar soluciones rápidas cuando surgían inconvenientes y a organizarme para poder trabajar” Agustín Cebile, Colegio San Pablo de Zárate, Buenos Aires. 

    “La experiencia con Aprender a emprender fue única en mi vida. Nunca antes habíamos tenido un proyecto así de trabajo en equipo, nos permitió vivir la experiencia y fortalecer la empatía” María Gabriela De Los Ángeles Fernández Toconas, Escuela de Comercio n°1 Senador Domingo Teófilo Pérez, Jujuy.  

    “Aprender a Emprender me enseñó un montón. Me enseñó a ser un líder positivo, a trabajar en equipo y, principalmente, a adaptarme a distintas circunstancias y situaciones” Franco Mariano Estévez, estudiante de la Escuela de Educación Secundaria N.° 6 Juan Pablo Duarte y Diez, Vicente López, Buenos Aires.  

    “Lo más significativo del programa fue el simple hecho de que en tan poco tiempo pudimos desarrollar una idea, producirla, comercializarla y el impacto que generó todo esto en nuestra comunidad educativa” Agustín Cebile, Colegio San Pablo de Zárate, Buenos Aires. 

    “Aprendí a ceder, aceptar; que todas las ideas son buenas, todas las ideas en su conjunto llegan a algo increíble. Porque no es la idea de uno, es la idea de tres horas discutiendo y agarrando pedacitos y pedacitos, y de la nada… creció Savanna o creció cualquier empresa”. Valentina Eiras, estudiante del Instituto Agropecuario de Monte, San Miguel de Monte, provincia de Buenos Aires 

    En Reporte de impacto realizado en 2020 se constató que las habilidades sobre las que el programa tiene mayor incidencia, según los estudiantes, son el trabajo en equipo, la responsabilidad, la creatividad y la propensión a emprender. Además, en Aprender a emprender los estudiantes adquieren habilidades emprendedoras y conocimientos sobre empresa, economía y finanzas.  

    Competencias emprendedoras 

    • Creatividad 
    • Autoconfianza 
    • Iniciativa 
    • Trabajo en equipo 
    • Perseverancia 
    • Sentido de la responsabilidad 

    Habilidades emprendedoras:  

    • Estructura de una empresa y roles 
    • Generación de ideas y oportunidades de negocio. 
    • Orientación al cliente/usuario 
    • Estrategia de marketing 
    • Plan de negocio 
    • Diseño y producción 
    • Estrategia de ventas 
    • Educación financiera 
    • Técnicas de presentación y habilidades de comunicación. 

    Conocimientos sobre empresa, economía y finanzas 

    • Conocimiento general de las empresas 
    • Requisitos legales 
    • Proceso desde la generación de una idea hasta su lanzamiento en el mercado 
    • Presupuestos y recursos financieros 


    Pasaporte Emprendedor

    “Una vez finalizado Aprender a emprender, los estudiantes tienen la posibilidad de rendir el Entrepeneurial Skill Pass (ESP). Se trata de una certificación internacional avalada por CSR Europe, Eurochambres y la Organización de los Estados Americanos (OEA) que tiene por objetivo constatar que los estudiantes adquirieron los conocimientos, las habilidades y las competencias emprendedoras necesarias.   

    Mediante el ESP se pretende dar cuenta del perfil emprendedor de los estudiantes y dejar constancia de la enseñanza de habilidades blandas. Para los futuros empleadores se presenta como la oportunidad de saber que la persona va a ser un emprendedor dentro de la compañía con las competencias más demandadas en el mercado actual. 

    Si hablamos de las primeras búsquedas laborales, en este contexto tan cambiante y de crisis permanente, los jóvenes son los más afectados: el desempleo juvenil afecta a cerca del 20% de la población joven. A esto se suma el paso de la escuela al mundo del trabajo y la falta de experiencia. 

    El paso por Aprender a emprender y la certificación ESP en un currículum acredita una experiencia emprendedora real y empodera a los jóvenes para encontrar su camino en el mundo laboral. Del otro lado, un reclutador o una persona encargada de la selección de personal que recibe un cv con esta experiencia y certificación, sabe que tiene al frente a un líder, capaz de trabajar en equipo y crecer con otros. El desarrollo de la actitud emprendedora abre camino a infinitas oportunidades de desarrollo personal y profesional, así como las oportunidades de los jóvenes. Contar con recursos con estas características aumenta las posibilidades de crecimiento en las empresas” Pamela Ladrón de Guevara directora de Comunicación y marketing, Junior Achievement Argentina. 

    Mira la entrevista a Noël Zemborain en Rocking Talent

    Conoce más sobre Junior Achievement aquí

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    4,544FansMe gusta
    3,008SeguidoresSeguir
    2,960suscriptoresSuscribirte
    spot_img
    spot_img

    MÁS LEÍDOS