viernes 27 enero 2023
Más
    spot_img
    HomeTech + AnalyticsSalesforce + Chicas en tecnología: Juntas por la inclusión  

    Salesforce + Chicas en tecnología: Juntas por la inclusión  

    Las mujeres siempre han enfrentado retos para establecer su lugar en la tecnología. Acorde a un relevamiento de Argencon, las profesionales en estas áreas específicas representan en promedio el 24,5%, mientras que en el nivel operativo de las áreas tecnológicas la inserción promedio de mujeres es de sólo el 23,59%.  

    Este desbalance entre mujeres y hombres en ocupaciones tecnológicas comienza desde la formación. En Argentina, seis de cada diez estudiantes universitarios son mujeres. Sin embargo, de acuerdo con datos obtenidos en la más reciente investigación de Chicas en tecnología, «Una carrera desigual«, el 35% de las personas que estudian STEM son mujeres mientras que, en programación, sólo el 17% de estudiantes son mujeres.  

    ¿Cómo se dan vuelta estas cifras? ¿Cuál es el camino que se necesita recorrer para eliminar sesgos de género en las industrias de Ciencia y Tecnología? Estas son preguntas que se hacen Melina Rochi, Senior Specialist LATAM Employee Engagement & Events y Presidente de Salesforce Women’s Network Argentina, junto a Paula Coto, Directora Ejecutiva de Chicas en Tecnología, organización sin fines de lucro que busca reducir la brecha de género en Argentina y América Latina.  

    Melina, eres licenciada en Turismo, hiciste un posgrado en Management, tienes un MBA y recientemente realizaste un curso de Design Thinking and Innovation en Harvard. Tu rol de Presidente de Salesforce Women’s Network Argentina es súper estratégico y te permite crear hermosos puentes con diferentes organizaciones con el objetivo de brindar espacios de desarrollo en ciencia, tecnología, matemáticas e ingeniería. Cuéntanos más acerca de este propósito que se vive dentro de Salesforce y en qué consiste esta alianza que crearon con Chicas en Tecnología (CET).

    La igualdad es uno de los valores centrales de Salesforce y en ese contexto nace Salesforce Women’s Network (SWN), con la misión de amplificar el progreso de las mujeres en cada paso de su viaje, a través del desarrollo profesional y personal, una misión es especialmente desafiante, ya que la gran mayoría de los roles en ámbitos de Ciencia y Tecnología siguen siendo ocupados predominantemente por personas que se identifican con el género masculino. 

    Evidenciamos que el problema de raíz nace en las etapas más tempranas de desarrollo de las mujeres, ya que solo una minoría de ellas considera carreras asociadas a con la Ciencia y la Tecnología como una opción al momento de visualizar su futuro profesional. 

    «Creemos que las empresas pueden ser plataformas muy poderosas para el cambio y que es nuestra responsabilidad promover la igualdad, mediante coaliciones estratégicas y multisectoriales»Melina Rochi

    Creemos que las empresas pueden ser plataformas muy poderosas para el cambio y que es nuestra responsabilidad promover la igualdad, mediante coaliciones estratégicas y multisectoriales que nos permitan crear acciones de impacto social sostenidas en el tiempo y así, llegar a los diferentes ámbitos y poblaciones. Es en este contexto que se desarrolla nuestra alianza con Chicas en Tecnología, bajo un objetivo común de contribuir a reducir las barreras sociales y culturales que enfrentan las jóvenes hoy en día para que cada vez haya más mujeres latinoamericanas en el ámbito de tecnología.  

    Te puede interesar: Salesforce Women Network en Argentina: una red que busca amplificar el progreso de las mujeres 

    Paula, eres licenciada en Sociología, tienes un magíster en Educación y en Políticas Públicas y directora ejecutiva de Chicas en Tecnología. Eres además, docente de posgrado en temas relacionados a educación, STEM y género. Investigas y brindas asistencia técnica a gobiernos sobre políticas educativas con foco en la innovación y en la reducción de desigualdades. Cuéntanos cómo es este recorrido profesional con un marcado foco en la innovación y en la reducción de desigualdades educativas, cuál es el propósito que te impulsa y qué valores te acompañan.  

    «Siempre entendí que las oportunidades de formación y desarrollo traían consigo la responsabilidad de ampliarlas a aquellos que no tuvieron la posibilidad de transitarlas. Sobre todo, en nuestra región y en un país con fuertes inequidades como Argentina, donde la tasa de pobreza supera el 37% y solo el 60% de los estudiantes completa la educación obligatoria.» Paula Coto

    Esto movilizó mi recorrido durante la última década, en la que me dediqué a ampliar las oportunidades de desarrollo de jóvenes a través de la educación y aprendí, tanto en la teoría como en la práctica, sobre el poder transformador que la educación tiene para acercarnos a una sociedad más igualitaria.  

    Así es como me sumé como directora ejecutiva de Chicas en Tecnología (CET), para aportar mi experiencia y conocimiento para ampliar las oportunidades de las mujeres jóvenes a través de la educación y la tecnología en toda la región. 

    CET surge con el objetivo de reducir la brecha de género en tecnología. Promovemos un cambio sistémico y cultural, que involucra al sector público, privado y educativo, tanto a nivel nacional como internacional. Desarrollamos iniciativas de investigación para dimensionar la brecha de género, sus causas y consecuencias, y programas gratuitos de formación para jóvenes de 13 a 23 años que transitan distintos momentos en sus recorridos por áreas STEM. 

    ¿Cómo nace esta alianza entre Salesforce y CET y cuáles son las iniciativas que llevan a cabo para modificar este escenario desigual? 

    P: Desde CET, entendemos que para reducir la brecha de género en tecnología se necesita la participación y el compromiso activo de todos los actores del ecosistema. Salesforce nos acompaña desde hace muchos años con la preocupación de acercar a más jóvenes al sector. 

    Conectar a las jóvenes con una de las empresas líderes del mercado, como lo es Salesforce, es fundamental porque inspira nuevos recorridos para ellas. Les permite conocer por primera vez a mujeres que están trabajando en estas áreas, acercarse a una construcción de tecnología: entender quiénes están ahí, qué hacen, cómo impactan. Estas iniciativas inspiraron a muchas jóvenes para continuar sus recorridos en tecnología.  
     

    Sabemos que hay barreras ideológicas, sociales, de desinformación que no ayudan a que más mujeres puedan involucrarse con el mundo de la tecnología, pero ¿cómo se abarcan todos esos espacios para motivar, formar y acompañar a las mujeres en su camino? 

    P: Efectivamente hay un entramado complejo de causas que dan origen a que las mujeres continúen siendo minoría en el mundo de la tecnología. Diferentes normas sociales, culturales, e ideológicas sobre lo que las mujeres pueden y deben hacer, así como también a la falta de información disponible sobre qué implican carreras asociadas a tecnología, y, la ausencia de modelos a seguir hace que las niñas y jóvenes vayan perdiendo interés en los estos ámbitos. 

    Para poder afrontar un desafío con tantas aristas, es imperativo contar con un enfoque integral y sistemático, que permita acompañar las trayectorias de las jóvenes en los diferentes estadios de sus carreras. Chicas en Tecnología ha diseñado un plan que identifica iniciativas y actividades adecuadas para cada una de esas etapas, en el cual Salesforce, junto con otros actores del ecosistema, se integra aportando el conocimiento técnico y el testimonio de las mujeres profesionales que ya están siendo protagonistas del mundo de la tecnología.  

    El foco de su trabajo conjunto está puesto, principalmente, en ampliar oportunidades de las jóvenes. Pero ¿tienen planes de enfocarse también en trabajar por la inclusión en tecnología para personas más senior? 

    «En un estudio que desarrollamos desde CET encontramos que el mayor desinterés por las áreas de tecnología sucede en la adolescencia. Esto es clave porque es la etapa donde están decidiendo sobre su futuro.» Paula Coto

    P: Debido a esto, desde CET, nos orientamos al trabajo con jóvenes entre 13 a 23 años para acercarla a la tecnología y que la puedan considerar como una alternativa posible en su desarrollo profesional.  

    Además, tenemos distintas instancias para abordar las brechas de género desde una perspectiva más amplia que involucra a una diversidad de actores en el sistema, como mentoras, profesionales y líderes que acompañan a estas jóvenes en sus recorridos y, a su vez, aprenden sobre la brecha de género en el sector.  

    M: La igualdad de género y el trabajo que hacemos con el equipo de Salesforce Women’s Network en conjunto con CET es solo una parte de las iniciativas que llevamos a cabo en Salesforce en pos de contribuir a crear lugares de trabajo y oportunidades que reflejen las diversas comunidades que nos rodean. Hay también otras iniciativas y programas que apuntan a enfocar el apoyo a otros colectivos sociales y minorías subrepresentadas. Por ejemplo, Genforce, que es la comunidad dedicada a representar a todas las generaciones en la fuerza laboral combatiendo la discriminación por edad y conectando las trayectorias de nuestros colaboradores de todas las edades.  

    Ambas tienen menos de 35 años (según mis cálculos) y han asumido un fuerte compromiso para desarrollar iniciativas sociales de alto impacto. Cómo se sienten cuando miran hacia atrás y ven todo lo que han logrado juntas (SWN + CET) 

    M: Me siento muy afortunada de tener la oportunidad de liderar un equipo de mujeres y aliados en el que trabajamos para crear un lugar de trabajo y una comunidad más igualitaria. En mi caso, me apasiona especialmente poder trabajar para aportar un granito de arena en el desarrollo de las niñas y jóvenes.  

    Yo me crié en un barrio en el que todavía hay calles de tierra, y cuando era chica ser parte de una empresa internacional, viajar al exterior, conocer y trabajar con personas de otras culturas era una realidad que existía solo en mis sueños.  No pensaba que fuera posible -tener un lugar en esas mesas-.  
    En el primer año de la Universidad de Lanús, cursando la Lic. En Turismo, un profesor nos envió a hacer un relevamiento como consumidores de las instalaciones de un hotel 5 estrellas en Buenos Aires, y recuerdo haberme acercado y decirle que no podía cumplir con la tarea, no solo no tenía los recursos para poder contratar servicios allí, sino que tampoco me animaba a entrar. Me dijo que los límites estaban solo en mi cabeza y agregó – “No te pido que te hospedes, entrá a tomar un café, dar una vuelta gratis por el lobby. Para poder crecer vas a tener que empezar a entrar a lugares donde no te sentís parte”. Y así fue a partir de ese momento, por meterme en lugares donde quería estar, a pesar de no sentirme parte, pude terminar trabajando en una empresa de Tecnología.  

    Gracias al apoyo y motivación que recibí de mi entorno, profesores, y en la mayoría de los casos, de otras mujeres, logré ir abriendo otras puertas, cruzando puentes, y levantándome cuando me caía en el camino. Contribuir a que otras jóvenes también se animen a soñar con algo diferente a lo que las rodea es una manera de agradecer y devolver lo que recibí. 

    P: Me siento una privilegiada de las oportunidades que tuve, así como contar con una familia que me apoyara incondicionalmente. El camino no fue fácil, y aún queda mucho por delante. Estas posiciones traen la enorme responsabilidad de poner al servicio la experiencia, el conocimiento y las herramientas para potenciar los recorridos de los más relegados. Saber que estamos cambiando la vida de muchas chicas me llena de energía para afrontar nuevos desafíos y seguir ampliando las oportunidades de ellas. Me resulta imposible no emocionarme cada vez que llega ese llamado o mail contando con entusiasmo que encontraron su pasión, que entraron en la universidad o que consiguieron un nuevo trabajo.  

    ¿Qué podemos esperar de SWN + CET para lo que resta del año? ¿cómo se proyectan? ¿en qué iniciativas están trabajando?     

    Con el regreso a la presencialidad tras dos años de aislamiento, nos ilusionó mucho a comienzo de año armar una estrategia que nos permitiera reencontrarnos con las jóvenes sin perder el alcance regional de las iniciativas.  Impulsamos propuestas virtuales de motivación donde hubo paneles, talleres, juegos y experiencias para jóvenes entre 13 a 23 años donde participaron más de 600 jóvenes de 12 países de América Latina. 

    Desde Salesforce pusimos a disposición la plataforma Trailhead, donde las jóvenes pueden acceder a formaciones prácticas, gratuitas y gamificadas con el objetivo de desarrollar habilidades blandas, digitales y técnicas certificadas por Salesforce.  

    En este último trimestre, impulsamos en conjunto una formación orientada a desarrollar habilidades blandas y de liderazgo para su inserción en el mundo profesional. Jóvenes de toda la región participaron de un espacio de capacitación sobre cómo enfrentarse a los primeros desafíos de buscar un trabajo y cómo llevar adelante las entrevistas de presentación. 

    ¿Qué competencias son esenciales para conseguir ese trabajo en tecnología? 

    Desde CET, creemos que es fundamental el desarrollo de otras habilidades además de los conocimientos específicos que son necesarios para cada posición, que les permitan a las jóvenes continuar aprendiendo y creciendo a lo largo de todo su recorrido en un contexto tan propio y particular como el que vivimos. 

    A partir de las investigaciones que impulsamos desde CET, diseñamos una currícula de trabajo que se divide en habilidades técnicas y de liderazgo necesarias para trayectorias académicas y profesionales completas. Hay tres de esas cuestiones que creemos clave. En primera instancia, trabajamos con la identificación de problemas, entendiéndolos como el motor que permite transformar la realidad e impulsamos la creación de soluciones innovadoras que utilicen a la tecnología como una herramienta eficaz para abordar las problemáticas sociales. También, centramos el pensamiento crítico a través del análisis de la información separando los datos de las opiniones, a utilizar los datos como fuente de abordaje de una problemática, identificar cuáles sirven, cuáles son verdaderos y cuáles no.  

    A lo largo de este recorrido, fomentamos la experimentación como método de aprendizaje. Buscamos que las chicas no tengan miedo a equivocarse, porque entendemos que equivocarse y volver a intentar, es parte del proceso. Trabajamos con retroalimentaciones e iteraciones constantes para que se apropien de eso.  

    ¿Qué desafíos las desafían? 

    P: Como profesional, un gran desafío es la falta de datos que dimensionen la brecha de género en tecnología en América Latina. Contar con estadísticas nos permite intervenir con mejores estrategias e iniciativas para hacer frente a las causas que generan la falta de acceso y permanencia de quienes se identifican con el género femenimo en las áreas STEM.  

    En ese sentido, desde CET, estamos impulsando investigaciones que brindan información sobre la participación de las mujeres en el sector y aportando recomendaciones de intervenciones basadas en evidencia en Argentina. También generamos una metodología que permite el trabajo colaborativo con otros países para lograr estadísticas de calidad, comparables y actualizadas a nivel regional. Esto permitirá poner el tema en agenda, trabajar en conjunto con los distintos sectores y generar los acuerdos necesarios que permitan actuar de forma sistémica aportando estrategias para resolver estas brechas desde sus cimientos. 

    M: Desde una perspectiva profesional asociada con el rol que desempeño actualmente, uno de los desafíos más importantes es poder contribuir efectivamente a potenciar los caminos de las mujeres que se encuentran en etapas super diversas de la vida y de sus carreras personales. Poder cumplir con nuestro objetivo y lograr que todas las actividades de SWN sean inclusivas y de valor para todos los colaboradores y colaboradoras demanda una revisión y trabajo constante, que no sólo incluye a las mujeres sino también a nuestros aliados, con el fin de garantizar que podamos empoderarlos para que aprendan y se muestren aún más solidarios y conscientes. 

    Otro gran desafío es poder inspirar y aunar esfuerzos de manera centralizada de cada vez más actores sociales, poder crear los cimientos de nuevas alianzas que potencien de manera positiva nuestro impacto. Existen numerosos esfuerzos aislados, y aunarlos puede ser clave para poder escalar el impacto y continuar el aprendizaje mutuo. 

    Un consejo que quieran compartir con aquellas jóvenes que están buscando su camino profesional  

    P: Lo primero que les compartiría es que nunca dejen de nutrir su curiosidad.

    «Estar en contacto con nuevas ideas es de vital importancia. La diversidad enriquece: salir de tu zona de confort, conocer otras realidades que te interpelen, acercarte a temas que no estén relacionados con lo que hacés.» Paula Coto

    En ese encuentro se pone en juego una diversidad que nos nutre como personas y como profesionales. Nos permite conocer a personas inspiradoras y relacionarnos con nuevos mundos posibles. Esto permite tener una mirada más amplia de nuestro entorno, a involucrarnos más sobre las distintas realidades y construir junto a otras personas para abordar las desigualdades que enfrentamos en nuestro cotidiano. En ese recorrido, les aconsejo que crean en sí mismas porque, con constancia y pasión, pueden generar un gran impacto. 

    «El principal consejo es que salgan a soñar a lo grande. Que se animen a emprenderse en la creación de realidades diferentes a lo que las rodean y que se adueñan de ser “las primeras en” llegar a conquistar lugares que creían que estaban fuera de su alcance.» Melina Rochi

    M: Necesitamos más mujeres que sean las primeras en graduarse de la Universidad en sus familias, primeras en aprender más de un idioma extranjero, en tomarse un avión, en trabajar en tecnología, en desarrollar un proyecto de emprendimiento independiente, etc. Es importante adueñarse de esos pequeños y grandes logros para potenciar nuestra energía, poder perseguir los objetivos que elegimos y derribar las paredes que encontramos en el camino. 

    Ping-pong – Paula Coto 

    Un hobby: cocinar 

    El mejor consejo que te dieron: Nunca te falles a vos misma.  

    Una frase favorita: “En cuestiones de cultura y de saber, solo se pierde lo que se guarda; solo se gana lo que se da.” Antonio Machado 

    Ping-pong – Melina Rochi

    Un hobby – Patinaje Artístico (Un hobby con el que siempre soñé y recién pude empezar hace 2 meses)  

    Un sueño por cumplir – Escribir un libro 

    El mejor consejo que te dieron – “Si queres lograr cambiar la realidad, empezá por caminar distinto” 

    Una frase favorita – “Cuando realmente quieres una cosa, todo el universo conspira para ayudarte a conseguirla” – Paulo Coelho. 

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    4,544FansMe gusta
    3,008SeguidoresSeguir
    2,960suscriptoresSuscribirte
    spot_img
    spot_img

    MÁS LEÍDOS