lunes 28 noviembre 2022
Más
    spot_img
    HomeEmpowermentSalesforce Women Network en Argentina: una red que busca amplificar el progreso...

    Salesforce Women Network en Argentina: una red que busca amplificar el progreso de las mujeres 

    Melina Rochi es la presidenta de este grupo que se enfoca en acercarles oportunidades de desarrollo en espacios de ciencia, tecnología, matemáticas e ingeniería. Además, es Program Manager, Workplace Services en Salesforce, un rol con alcance regional para Argentina, Brasil y México.

    Melina estudió Turismo, pero a lo largo de su vida descubrió que su camino profesional iba por otro lado. Dio sus primeros pasos como profesora de inglés en un pequeño instituto de la zona sur del conurbano bonaerense. Luego, se desempeñó como recepcionista bilingüe en una multinacional de telecomunicaciones, hasta que, en 2017, le llegó la oportunidad de comenzar una nueva etapa en MuleSoft, la compañía de software de integración que, actualmente, fue adquirida por Salesforce. 

    Aunque estaba próxima a recibirse de licenciada en Turismo, se sintió atraída por la cultura, el ambiente y las posibilidades de crecimiento que le ofrecían allí… y no lo dudó. 

    “Me atrapó la idea de trabajar en una empresa donde se abrazaba la innovación y se incentivaba a las personas a cuestionar el statu quo. Fue entonces cuando entendí el consejo que cita Sheryl Sandberg, directora de operaciones de Meta Platforms y fundadora de LeanIn.Org, en su libro Lean In: Women, Work, and the Will to Lead: “Si te ofrecen un asiento en un cohete espacial, no preguntes qué asiento. Simplemente subí”. Ahí comenzó mi viaje en el mundo de IT, hace más de 5 años atrás, como recepcionista”. 

    Hoy, tras la fusión de la compañía, Melina se desempeña como gerente de Programas para Latinoamérica y, junto a su equipo, se focaliza en la experiencia de las personas dentro de Salesforce, tanto en los espacios físicos como en los virtuales: “Desarrollamos eventos, iniciativas y nuevos programas con foco en escuchar a nuestro cliente interno e innovar procesos y servicios para darles una mejor experiencia dentro de la organización”, explica. 

    En paralelo, Melina se desempeña como presidente de Salesforce Women Network en Argentina, uno de los Grupos de Igualdad de la compañía que trabaja por la igualdad de género: “Nuestra red tiene como objetivo amplificar el progreso de las mujeres en cada paso de su viaje, aspirando  lograr un 50 % de mujeres en puestos de liderazgo. Para ello, realizamos acciones orientadas al desarrollo profesional y personal, nos asociamos con diferentes actores de la sociedad, hacemos conexiones de apoyo dentro de la compañía y difundimos mensajes y capacitaciones de concientización sobre la igualdad de género, entre otras actividades”. 

    “Creemos que para poder lograr soluciones de impacto que se sostengan en el tiempo, es necesaria la participación en conjunto y articulada de toda la sociedad, esto incluye actores del ámbito público y privado, así como del tercer sector”. 

    En agosto del año pasado, explica, Salesforce difundió los resultados de una investigación sin precedentes en América Latina: “Se trató de un proyecto financiado por la compañía en colaboración con CIPPEC (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento) con el objetivo de impulsar la participación de más mujeres en ciencia, tecnología, matemáticas e ingeniería en Argentina, México y Brasil. Los resultados del estudio “Mujeres en ciencia y tecnología: cómo derribar las paredes de cristal en América Latina” no solo conforman un acervo de alto valor para toda la sociedad en pos de poder desarrollar acciones basadas en datos, también expone la necesidad de construcción de una estrategia integral y multisectorial que ataque las barreras que enfrentan las mujeres desde muy temprana edad y se suscitan a lo largo de sus trayectorias profesionales”. 

    ¿Qué aspiraciones tienes como presidente de Salesforce Women Network en Argentina? 

    En primer lugar, buscar más sinergias que potencien lo que venimos trabajando en términos de formación. El desafío se trata de una ecuación doble que está fuertemente implantada en la sociedad, donde hay muchas mujeres que buscan insertarse en el mercado laboral y, al mismo tiempo, hay un ecosistema tecnológico que demanda cada vez más recursos diversos y capacitados. En esta línea, este año ya tuvimos las primeras historias de éxito de mujeres adultas que se capacitaron y certificaron como Administradores de Salesforce en el contexto de un programa de enseñanza sin fines de lucro para mujeres que inician en el ecosistema Salesforce, liderado por WomenForceIt, una Organización en Latinoamérica que apoyamos con voluntarios y voluntarias de Salesforce que se desempeñaron como mentores, acompañando el camino de desarrollo de las chicas y que en lo que va del 2022 ya lleva más de 50 mujeres egresadas de diferentes países de nuestra región.  

    Este año apuntamos a ampliar ese impacto e inspirar a que más actores se sumen. Y, como sabemos que los desafíos de las mujeres comienzan en etapas tempranas de sus carreras de formación, seguiremos reforzando nuestra alianza con Chicas en Tecnología para inspirar a niñas y jóvenes a acercarse al mundo de IT.  

     Por otro lado, también seguiremos trabajando para apoyar a las mujeres y aliados en cuestión de género dentro de Salesforce. Para eso, junto con el resto del equipo de liderazgo, tenemos pensadas distintas iniciativas de alto impacto para nuestros colaboradores y colaboradoras que contribuyan a potenciar el desarrollo de las mujeres dentro de la compañía, y que puedan posicionar a Salesforce Women Network como un grupo de referentes en el tema. 

    ¿Por qué Salesforce fue elegida entre las mejores compañías para que trabajen las mujeres? 

    En primer lugar, creo que existe una estructura organizacional muy robusta. Por ejemplo, Salesforce tiene un amplio conjunto de beneficios con un enfoque integral que apunta a potenciar el desarrollo de las personas y acompañarlas a lo largo de todas las etapas de su vida. Desde mi interpretación personal, hoy en día, el beneficio de reembolso por educación es de los que más valoro. Porque gracias a eso pude financiar un posgrado en Management, luego hacer un MBA y, actualmente, estoy cursando una certificación en Harvard Business Online sobre Innovación y Design Thinking. Pero la historia no termina ahí, gracias al beneficio que nos da la posibilidad de disponer de días libres pagos de manera ilimitada, el año pasado, luego de graduarme de mi MBA en Argentina, tuve la oportunidad de tomarme dos meses de licencia para poder realizar una extensión académica de mi MBA en una Universidad de Negocios en Düsseldorf, Alemania, como parte de una beca de intercambio internacional. 

    También, hay otros beneficios como el Programa Global de Fertilidad y Adopción, que apunta a ayudar a satisfacer las necesidades de las diferentes familias a través del reembolso de una variedad de gastos de adopción, tratamientos y gastos de fertilidad.   

    Otro diferencial son las licencias extendidas a través de las cuales, con la aprobación de su manager, la persona que asume el papel principal de cuidado del hijo/hija puede tomar hasta 26 semanas de licencia paga, sin importar su género. La licencia extendida para el cuidador/a secundario –que puede extenderse hasta 12 semanas– también es de relevancia, ya que permite no solo una mayor presencia en el cuidado del nuevo/a integrante de la familia, sino que permite al cuidador/a primario regresar al trabajo con más tranquilidad.  

    Creo que lo importante es poder identificar cuáles son las necesidades y preocupaciones de las mujeres en las diferentes etapas de su vida, colocarlas como a nuestros clientes, en el centro, y pensar que cada una de nosotras tiene necesidades y prioridades diferentes, que a su vez van mutando a medida que nos desarrollamos y que es importante trabajar en una organización que las tenga en cuenta en los diferentes puntos del camino.  

    El segundo factor y no menos importante, es la cultura que forman las personas que son parte de Salesforce. Trabajamos en una organización donde la igualdad es uno de los valores, y eso genera una responsabilidad compartida en la que todos y todas tenemos que garantizar que todas las personas se sientan vistas y escuchadas. Trabajamos en un ambiente donde somos incentivados a levantar la mano cuando sucede algo que creemos que no está tan bien o no contribuye a ese valor. Los Grupos de Igualdad son una gran parte de esa cultura, porque en ellos participan no solo mujeres, sino también personas de todos los géneros que se identifican como aliados, y se acercan para colaborar y aprender.   

    Fuimos las mismas mujeres que trabajamos en Salesforce quienes, al recibir la pregunta sobre si Salesforce es un gran lugar para trabajar, respondimos que sí. Sin duda, hay aún mucho trabajo por delante. Construir un espacio para trabajar que sea inclusivo e igualitario es un proceso de mejora continua, donde los desafíos y el aprendizaje son cosas de todos los días, pero tener una estructura organizacional que lo soporte y facilite, y un grupo de personas comprometidas con la causa, hace que sea un proceso de transformación que se mantiene en el tiempo y da sus resultados.   

    Melina Rochi | President Salesforce Women’s Network Argentina | Program Manager Workplace Services 

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    4,544FansMe gusta
    3,008SeguidoresSeguir
    2,960suscriptoresSuscribirte
    spot_img
    spot_img

    MÁS LEÍDOS