sábado 24 febrero 2024
Más
    HomeManagementSandra Zuluaga: Mentora para la renovación del talento

    Sandra Zuluaga: Mentora para la renovación del talento

    Escritora del libro “Renueva el talento Humano de tu Empresa”, la colombiana Sandra Zuluaga, de amplia trayectoria en Capital Humano, trabaja con el objetivo de ayudar a las personas en su transformación a través del “Mentoring”, para generar prosperidad y abundancia.

    Sandra Zuluaga nació en Colombia y actualmente está radicada en México. Tiene 55 años y un recorrido impresionante, con una hermosa historia para compartir. Destaca el valor y el amor que tiene por su familia, tanto del hogar en que nació como el que construyó con su esposo, su apoyo, de quien habla con profunda admiración acerca de su relación y con quien tuvo la oportunidad de ser madre de su único hijo. “Mi hijo es mi mayor maestro, él me ha enseñado a verme como un espejo porque los hijos te dicen la verdad de lo que ellos visualizan. Entonces es muy valioso para mí ser mamá, ha sido un tema importantísimo, creo que la vida me cambió cuando me casé”, reconoce orgullosa.  

    Y antes de comenzar la entrevista, contó emocionada su historia de amor.  Se conocieron y se casaron en México, a donde llegó gracias a uno de los viajes que la llevó su carrera profesional. Sandra se destaca por ser una persona profesional y sensible, siempre ha estado enfocada en su evolución y desarrollo, pero, además, su propósito es compartir esas cualidades al servicio de los demás a través del Mentoring, ayudando a generar prosperidad y abundancia, lo que la hace una referente de liderazgo femenino. 

    Queremos conocerte más a fondo…  ¿Quién es Sandra Zuluaga y cuál es su historia?  

    Yo creo que mi vida profesional ha guiado en gran medida mi historia, la verdad es que creo que somos integrales y que mi vida profesional me ha llevado a muchas partes. Yo nací en Bogotá, Colombia, en los años 60 y soy la mayor de cuatro hermanos. Mis padres duraron 42 años casados y fuimos una familia tradicional que admira mucho la unión familiar.  

    Estudié en el instituto pedagógico nacional y me gradué en el 84. Después, estudié ingeniería industrial y empecé a trabajar en “SC Johnson”, ahí tuve la oportunidad de que la empresa me pagara la carrera de administración de empresas, en la Universidad Externado de Colombia y me enfocaba mucho en trabajar, estudiar y hacer ejercicio. Terminé de estudiar en el externado, hice una maestría y me llegó una propuesta para irme a trabajar a Puerto Rico en la misma empresa, y tuve que terminar mi maestría a distancia, que, en ese entonces, era todo un desafío porque no existían las facilidades tecnológicas que existen ahora. Finalmente, me hicieron una propuesta para manejar toda la transformación de la empresa en México y pues llegué sola, pero digamos que, relativamente ya jugando en grandes ligas.  

    ¿Cuál fue el mayor desafío de vivir y radicarte en otros países?  

    El tema de la soledad y estar cambiándote de país siento que te hace muy vulnerable, te requiere muchísima flexibilidad y entonces en los momentos de debilidad yo lloraba, lloraba un rato y sentía que mi casa estaba muy sola. En esos tiempos mi polo a tierra era estudiar, no entendía muy bien el tema de la espiritualidad, entonces más bien trataba de hacer mucho ejercicio. Estando en México conocí a mi esposo, me lo presentaron en la empresa que me trajo a México, pero luego empecé a trabajar en Ford Motor Company, ya como local -y no como expatriada-, fueron otros retos, como casarme y tener un hijo. 

    ¿Cómo has vivido esa experiencia como líder femenina de Capital humano en una región como Latinoamérica?  

    Ha sido una experiencia grandiosa. Ser líder de capital humano en la región implica, como mujer y como cualquier ejecutivo de capital humano, un compromiso de aprendizaje constante, el networking y la conexión ya dentro de la organización, educar a la gente, para eso creo que juega un papel fundamental esa conexión.  

    Me gusta hablar acerca de capital humano, del futuro, del trabajo para compartir un poco de mi experiencia y ayudar en esta transformación, hay vistas tan diferentes en mi grupo de trabajo, algunas operativas, otras estratégicas, otras de mayor contribución al negocio, otras con menor contribución y básicamente notas cuál es el impacto que tiene cada uno, incluso gracias al networking que hacemos.  

    ¿Cómo describirías tu estilo de liderazgo y cómo ha evolucionado a lo largo de tu carrera?  

    Mi evolución ha estado definida por “hacer, dar y ser”. Al principio me acostumbré a hacer las cosas sola, y cuando empecé a tener equipos me di cuenta de que necesitaba tener más gente que me ayude y necesité aprender a delegar, por lo tanto, empecé a dar más que a hacer, tuve que  entender que a pesar de que una persona dijera tener la experiencia, eso no aseguraba que se ejecutará adecuadamente…  Entonces, comencé a entender que era importante transmitir el conocimiento y comunicar bien Ya con eso, empiezas a construir incluso nuevas soluciones, porque la persona tiene una opinión que puede enriquecer mucho más. Me convertí en una líder que delega, pero también evoluciona y es. Hoy me enfoco en dar y ser, para ayudar al equipo a dar lo mejor de sí, creo firmemente que tengo un equipo de personas que tienen un potencial enorme en su nivel y área de expertise, incluso ellos pueden llegar a ser mucho mejor que yo en sus temas.  

    ¿Qué papel juega la diversidad y la inclusión en la gestión de capital humano?  

    Creo que es fundamental, la OIT (Organización Internacional de Trabajo) lo dice desde el 2017. Todo este tema de transformación que se dio en el mundo nos obligó a pensar que en el trabajo las organizaciones tenían que ser mucho más diversas, multigeneracionales, e incluso habrá personas migrantes en diferentes generaciones. Se van a transformar los puestos de trabajo, entonces necesitamos mujeres, hombres, chicos, medianos y grandes, orígenes sociales, orígenes culturales, universitarios de diversas clases para hacer organizaciones que verdaderamente sean capaces de transformarse.  

    Esto implica un cambio de mentalidad de las personas que ya están en las organizaciones, cada persona se convierte en un representante de la diversidad e inclusión, es decir, no es un tema exclusivo de capital humano. Los líderes son los que deben ser más incluyentes y más diversos para poder construir equipos diversos, deben ser horizontales para poder escuchar y hablar con las personas de cualquier nivel y generar ese conocimiento que deben transmitir.  

    ¿Cómo definirías la diversidad desde tu perspectiva?  

    La diversidad es tener esa capacidad de abrir tu mente a nuevas cosas, a nuevos conceptos y nuevas prácticas para entender nuevas perspectivas de personas que traen nuevas ideas, pero que también traen otras experiencias, de otras formas de ver la vida, que no son mejores ni peores, simplemente las ponemos todas juntas y nos ayudan a construir nuevas soluciones para un mercado que ya es diverso. Entonces, la diversidad va más de la construcción de la apertura mental. Por ejemplo, un tema muy hablado es el género, pero el género se ha diversificado de una manera tan amplia en la medida que vemos más generaciones que tienen visiones mucho más amplias de lo que es género y yo crecí con otros puntos de vista, entonces me ha tocado abrir muchísimo la mente con esto.  

    ¿Cuáles crees que son los desafíos más grandes que enfrentan las mujeres en posiciones de liderazgo y cómo los superan? 

    Creo que el reto está en seguir construyendo más espacios donde más mujeres sigan subiendo y que estén preparadas, listas y dispuestas a tomar el reto de estar en puestos de liderazgo. Es importante desarrollar habilidades de comunicación, autogestión y cuándo hablo de autogestión me refiero a ser capaces de tener un balance entre esa vida personal, familiar y laboral, para ser mujeres integrales presentes en el trabajo, pero con una calidad de vida que nos permita mejorar cada vez más y además, saber posicionarte.  

    ¿En qué te inspiraste para escribir tu libro “Renueva el talento Humano de tu Empresa?   

    El sueño que yo tenía era compartir lo que en ese momento me había hecho exitosa, digamos en temas de capital humano. Yo quería compartir mi práctica y, como en ese momento estaba montando mi empresa, estaba viendo como ayudaba a muchas más organizaciones. Mi idea era impactar en muchas empresas con mi metodología, entonces lo que quería era ponerlo en blanco y negro. Me inspiré en todas las experiencias de transformación que tuve que vivir como mentora, como ejecutiva de capital humano, como transformadora de cultura y demás para ayudar al empresario a que su organización siga evolucionando.  

      

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS