viernes 27 enero 2023
Más
    spot_img
    HomeManagementTecnología al servicio de la conexión humana.

    Tecnología al servicio de la conexión humana.

    La construcción de la cultura en Betterfly, basada en tecnología, confianza y empoderamiento.  

    El nuevo unicornio chileno de Latinoamérica fue fundado en 2018 con el propósito de ofrecer beneficios y hábitos saludables a los colaboradores de empresas a través de una plataforma digital. En esta entrevista, María Sol de Cabo, VP of People and Culture de Betterfly nos cuenta sobre la creación de una nueva cultura organizacional, las competencias más importantes en los profesionales para el mundo laboral actual, la importancia de los datos e información, los desafíos que tienen las organizaciones a la hora de buscar talentos tecnológicos y la necesidad de generar más espacios de trabajo inclusivos, especialmente en tecnología.  

    María Sol de Cabo es Argentina y se define como una persona apasionada por su trabajo, le apasiona acompañar el desarrollo de las organizaciones a través del área de personas, principalmente organizaciones que están en un estado de crecimiento y tienen la posibilidad de ser grandes “Game Changers” de muchas problemáticas sociales.   

    Adicionalmente, define la cultura de Betterfly cómo una invitación a vivir tu mejor versión y vivir el empoderamiento desde un propósito que permita crecer a las personas como profesionales en un ambiente de confianza, cercanía y deseos de impactar positivamente al mundo.  

    Te puede interesar: Lo que nadie te contó de los unicornios, en la voz de sus protagonistas

    Empecemos por vos, cuéntanos ¿quién es María Sol de Cabo más allá del lado profesional? 

    Mi nombre es Sol y lo que me define en la vida es ser mamá de Pedro que tiene 3 años. Día a día me esfuerzo para que sea mi mejor rol en el mundo y esté orgulloso de mi por ser su “mamá”.  

    Me encanta poder dedicar mi tiempo, energía y entusiasmo con el que decido vivir en organizaciones que estén preocupadas y ocupadas de construir una versión mejor del mundo que le voy a dejar a mi hijo y las próximas generaciones.

    Estoy convencida que el primer paso siempre empieza por las organizaciones para poder transformar a nuestros colaboradores en ciudadanos más conscientes, responsables y respetuosos con el mundo.  

    Soy Argentina de sangre, hincha de Racing, chilena de corazón porque aquí conocí a Manu y formamos nuestra familia. Soy una fanática de América Latina y me da mucho orgullo como el Talento Latinoamericano hoy tiene la posibilidad de mostrar al mundo que la innovación viene desde esta parte del hemisferio.  

    Si tuvieses que definir la cultura de Betterfly en una oración o pocas palabras ¿Cómo lo harías?  

    La cultura de Betterfly es una invitación a vivir tu mejor versión a ser conductor, no pasajero, a disfrutar y aprender constantemente.  Pero principalmente vivir este empoderamiento desde un propósito que nos permita impactar positivamente al mundo y crecer como profesionales y personas, en un ambiente de confianza y cercanía. .  

    Nos caracteriza la evolución, el cambio, el aprendizaje, pero algo que nos define y es que la tecnología se pone al servicio de la conexión humana. No se reemplaza nunca la magia y la potencia de las relaciones humanas. 

    Como compañía tenemos cinco valores que guían nuestro día a día y la forma en la que trabajamos y nos relacionamos.  

    • Dream Big: Nos ponemos metas ambiciosas y priorizamos ejecutarlas más allá de su rol. Ponemos la ejecución por delante de los planes, y lo demostramos con acciones concretas.    
    • Have a Bias for Action: Tomamos decisiones, actuamos con sentido de urgencia, actuamos proactivamente, nos adelantamos a los eventos, buscamos tener impacto e impulsar y movilizar a otros a la acción.  
    • Give a Perfect Effort: Conocemos, escuchamos y aprendemos de nuestros clientes y los consideramos nuestra mejor fuente de información.  
    • Unleash Human Connection: Somos capaces de ponernos en el lugar de otros para comprender sus emociones, conductas y pensamientos, trabajamos en base a la confianza, compartimos los errores y aprendizajes, nos comunicamos con claridad y respeto, especialmente cuando no estamos de acuerdo.  
    • Act with Purpose: Desde el primer minuto tomamos la decisión de poner el propósito y el beneficio social en el centro de todo lo que hacemos. Todas nuestras decisiones comerciales consideran el bien mayor y priorizamos aquello que logra el mayor impacto. Tenemos el compromiso de usar nuestras habilidades y recursos para tratar de crear un mundo mejor.  

    En Betterfly, queremos que todos y cada uno de nuestros colaboradores se sientan personalmente implicados en el propósito de la empresa porque resuena con lo que les motiva. Creemos que cuando las personas hacen lo que les importa y en lo que creen, volcarán su energía, creatividad y emociones en su trabajo.    

    A partir de tu experiencia en grandes compañías y tu lectura sobre el mundo laboral actual, ¿Cuáles son aquellas competencias que son un must en los profesionales en general y en especial en los de HR?  

    Yo creo que las competencias han ido evolucionando porque las organizaciones han cambiado principalmente su mindset en la construcción de modelos de negocios post pandemia, y esto nos llevó a reflexionar sobre qué skills realmente hoy precisan los profesionales que tienen un mayor impacto frente a los desafíos futuros que nos toca vivir como sociedad.  

    Desde mi perspectiva, los “must” dentro de los perfiles son aquellos que tengan siempre la capacidad de ver que “primero y último siempre está el ser humano”, colaboradores que disfruten con la “velocidad e ir más rápido de lo que ellos creen que pueden”, perfiles que “no tengan miedo asumir grandes riesgos” y por sobre todo “decidir, decidir, decidir” y a su vez tengan la “capacidad de priorizar” y también decir que “no”.  

    Los perfiles que hoy “pongan la ejecución por delante de la estrategia”, pero siempre “poniendo la cultura primero” son los que llevarán a provocar las grandes transformaciones.  

    Los perfiles que puedan pivotar, adaptarse, flexibilizar, tener un plan B para adoptar son los que sin duda hoy van a poder hacer la diferencia en el mercado laboral.   Aquellos perfiles que tengan la capacidad de conectar con el otro, empatizar, conversar y transformar la conversación en una herramienta para la gestión va a ser clave para el desarrollo de la compañía.  

    Y finalmente aquellas personas que se caractericen por tener una fuerte convicción de la mano de la una alta resiliencia y a su vez puedan construir, traccionar y desafiar es el ”status quo” en combinación de poder hacer que las cosas pasen con recursos limitados, son los que sin duda tendrán un desarrollo profesional acelerado en los próximos años.  

    Betterfly es una organización que nació en un contexto en el cual el cambio es inevitable y los datos son imprescindibles, ¿Cómo abordas los datos y la información que ellos brindan sin perder la parte humana?  

    Para nosotros, en todo ámbito, la tecnología y los datos están al servicio de la persona humana y los usamos en función de ello. Trabajamos día a día en cada vez más ser una compañía “Data Driven” y eso nos direcciona a tomar nuestras decisiones en base a KPIs y ORKs, pero siempre con la misma mirada que la tecnología y la data se toman como punto de partida o como medio, pero no reemplaza bajo ningún punto de vista la conexión humana.  

    En Betterfly, todo lo que hacemos tiene un ¿Por qué? y desde ahí los datos nos complementan para ver en donde ponemos las prioridades y la energía, desde los proyectos. Escuchar a los colaboradores y entenderlos es clave en el desarrollo de nuestra gestión de cultura y para esto tenemos diferentes iniciativas durante el año que fomentan la conexión humana como parte de nuestra estrategia central del desarrollo de personas, desde charlas con líderes, founders, actividades culturales “All Hands”, BetterU, Better Volunteer, SportBudy, espacios de innovación “Product Case”, etc.  

    No creo que haya una receta exacta pero sí es clave medir el impacto de nuestras acciones, nosotros día a día, sabemos, cuántos árboles donamos, cuantas donaciones en comidas generamos, cuantos pasos hacemos y desde ahí vemos cómo ese impacto multiplicado a través de la data transforma el mundo. Esta lógica del modelo de negocios la trasladamos también a nuestra experiencia del propio colaborador, donde es responsable y generador de impacto positivo en cada una de las acciones.  

    Pero lo que no perdemos nunca de foco es el por qué lo hacemos y de ahí todo lo que generamos, cómo lo ponemos al servicio de nuestros colaboradores.  

    Buscamos que nuestras prácticas nunca sean “by the book” sino que tengan la suficiente flexibilidad de gestión que nos permita construir una cultura diferente, basada en la confianza, en el empoderamiento y la performance como pilares claves de nuestra identidad.   
     

    Anteriormente mencionabas las prácticas y acciones que utilizan en Betterfly para la construcción de su cultura, ¿Podrías explicarnos más sobre estas?  

    Si tuviera que nombrar una de las prácticas que más me enamora es nuestro “BetterVolunteer” uno de nuestros grandes focos dentro de nuestra cultura y con nuestros Betterflyers, es la participación en actividades con las causas.  Contamos con varias activaciones al año, en cada uno de los países, para apoyar mano a mano a las causas con las que nos comprometemos, este voluntariado, y el visualizar una tendencia de alta participación, nos permite reafirmar la conexión con el propósito más allá de esa constante del cambio de entorno o de innovaciones de productos. Es clave que las personas puedan “tangibilizar” en donde están aportando valor y se sientan conectados con el propósito que los hace formar parte de Betterfly.  

    También, entre las muchas actividades e instancias que tenemos, destacaría nuestro Product Showcase. Espacio en el que compartimos constantemente cada una de las mejoras que impulsamos desde nuestro producto. La asistencia, aunque es opcional, suele superar al 70% de nuestros Betterflyers, pues,en nuestro ADN está el abrazar e impulsar que las cosas ocurran, así que el cambio es parte de ese proceso, pero con foco en la innovación y el protagonismo.  


    Por otra parte, ¿qué desafíos tienen las organizaciones a la hora de buscar talentos tecnológicos?  

    Creo que lo más importante es entender y visibilizar las áreas de tecnología. Tal como el rol de ese Product Owner que intermedia entre el área de desarrolladores y de estrategia del negocio, el área de HR debe intermediar por entregarles las herramientas necesarias para su funcionamiento y que pueden ser muy diferentes a las de una gerencia algo más alejada a la tecnología. Horarios de trabajo, metodologías, cargas, herramientas, son algunos de los ítems que más se disocian respecto de otras áreas.    

    Por lo mismo, en Betterfly nuestra área de atracción de talento tiene especialistas focalizados en el área específica de la tecnología y es una excelente práctica para seguir. Además de eso, es fundamental el acompañamiento de esos colaboradores y por lo mismo también contamos con estrategas de talentos enfocados en su desarrollo personal y profesional que, sin duda, es muy diferente al de un colaborador que no trabaja tan apegado a la tecnología. Ambos son buenas prácticas para seguir, pero también desafíos a la hora de implementarlos en compañías no tan tecnológicas.   

    Es imposible no mencionar la problemática de la diversidad y la necesidad de generar más espacios de trabajo inclusivos, especialmente en tecnología. ¿Cómo ha sido tu experiencia? ¿Te enfrentaste con algunas trabas?  

    para nosotros es muy importante promover una cultura en donde nuestros betterflyers puedan alcanzar la mejor versión de sí mismos desde  espacios seguros y diversos de trabajo.   

    Tenemos una fuerte convicción de avanzar en el fortalecimiento de una cultura inclusiva, minada de talentos multiculturales (tenemos más de 17 nacionalidades dentro de nuestros equipos), de áreas complementarias y muy heterogéneas.   

    Las dificultades con que nos enfrentamos es dar estructura a nuestros procesos y procedimientos de People & Culture un enfoque DEI, crear una cultura más diversa e inclusiva.  Un ejemplo de ello es cómohemos construido un proceso robusto de atracción con un enfoque inclusivo, viendo el potencial de las personas no solo para acortar la brecha de equidad de género sino también la incorporación de personas con discapacidad. Tratamos distintos temas, como por ejemplo, que  al ser una empresa de tecnología y donde en el mercado no hay muchas mujeres que tengan gran experiencia en producto y tecnología, nos comprometemos a potenciar el talento interno donde tenemos un Programa de Liderazgo Femenino que no solo es para las altas ejecutivas sino que lo hacemos transversal a todos los roles, ya que si queremos promover mujeres y talento tiene que ser desde todos los roles.   

    Otros de los desafíos que tenemos es que no siempre encuestas el perfil ideal pero nosotros somos capaces de ver el potencial y tenemos una robusta propuesta en educación que podemos educar o formar a los colaboradores, en idiomas, perfeccionamiento de estudios continuó con Udemy y alianza con universidades , programa de liderazgo, dentro de este se encuentra BetterMentoring donde buscamos impulsar a los colaboradores y talentos con mentores internos (Senior Leadership team) de la compañía para potenciar el crecimiento de ellos lo mismo que el anterior pueden participar todos los colaboradores desde analistas hasta directores).   

    ¿Cuál es el mayor desafío que tienen los equipos de talento en las organizaciones?  

    En mi opinión el mayor desafío que tienen los equipos de Talento es como poder atraer al talento correcto en su momento de vida y carrera y como desarrollarlo al nivel de velocidad que tienen las organizaciones en crecimiento.

    Es clave en el proceso de atracción entender los “drivers” que mueven a las personas y principalmente el peso del propósito en lo que quieren construir en su carrera.   

    La velocidad, plasticidad y adaptación al cambio es un tema fundamental en el desarrollo de habilidades y lo principal y también es como construir un Talent Density que te permita constantemente dar el siguiente paso para la escalabilidad del negocio.

    En una entrevista con Rocking Talent, Silvina Moschini, ¡founder de SheWorks! dijo “el talento está distribuido equitativamente, pero no las oportunidades”. Como profesional mujer con larga trayectoria en el mundo corporativo, ¿consideras que el famoso techo de cristal sigue existiendo en las organizaciones?  

    Yo soy una partidaria que cada una es “arquitecta” o “arquitecto” de su destino, que siempre existen limitaciones externas, pero creo que también uno es protagonista de tomar decisiones, para mí no existen sacrificios en esto porque amo y disfruto lo que hago, creo que cuando uno se conecta de esa forma, vive constantemente tomando decisiones en y desde ahí es que se superan las barreras tanto internas como externas.  Elecciones diarias, enfoque de la energía.  

    Hoy siento sí que hay más conciencia de la importancia de muchos ámbitos de la co-responsabilidad de la crianza, de la valoración del rol de la mujer principalmente por su aporte en las organizaciones, pero volviendo a la pregunta yo creo que las oportunidades también son la consecuencia del nivel de compromiso, entrega, pasión, dedicación que tiene uno frente a lo que hace independientemente del género. En mi experiencia, siempre aproveché cada oportunidad, también las generé y capitalicé cada espacio desde la entrega de resultados, más allá de cuál era mi género y mis elecciones personales.  

    Ping-Pong  

    • Una película: “Intensamente”  
    • Un libro: Liderazgo Creativo- Roger Iger (Ex- CEO Disney)  
    • Un ejemplo para seguir: Mi sobrina Juana- tiene 4 años y lucha todos los días por vivir contra el síndrome de Rohhad.  
    • Un lugar en el mundo: Mi casa y en particular mi jardín.  
    • Un sueño: Nunca dejar de soñar en que todo lo que sueño se haga posible    
    • Un consejo que te dieron y darías: “Si mamá es feliz trabajando, Pedro va a ser feliz”. Me ayuda a vivir mi trabajo desde el protagonismo no desde la culpa.  
    • Un consejo que te dieron y no darías: “La primera impresión es la que cuenta” y más en el área de HR donde muchas veces podemos tomar decisiones frente a la vida de algunas personas.  

    Maria Sol de Cabo | VP of People and Culture de Betterfly 

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    4,544FansMe gusta
    3,008SeguidoresSeguir
    2,960suscriptoresSuscribirte
    spot_img
    spot_img

    MÁS LEÍDOS