sábado 24 febrero 2024
Más
    HomeTalent & LearningTransiciones de Carrera – Decisiones de Cambio laboral –¿Saltar al vacío?

    Transiciones de Carrera – Decisiones de Cambio laboral –¿Saltar al vacío?

    Por Agustina Paz | Co-Founder AMPermind – Ambassador Singularity University 

    Como muchos de nosotros ya sabemos, la mayoría de los profesionales en algún momento experimentan el período de transición hacia una nueva vida laboral como una época de confusión, pérdida, inseguridad e incertidumbre. Aun aquellos profesionales que sienten que están a punto de elegir un cambio que va a ser positivo para sus vidas a la larga. Por supuesto que un cambio drástico de dirección es siempre mucho más atemorizante que pasar a un puesto similar en una empresa diferente o en otro sector, o un movimiento horizontal hacia una función distinta en un área que ya conocemos bien, y sin embargo es muy probable que en todos los casos nos sintamos atravesando un camino en medio de la niebla. 

    Herminia Ibarra, profesora de Comportamiento Organizativo en INSEAD, afirma en sus seminarios que existe un nuevo modelo de reinvención profesional. Mientras que la sabiduría popular afirma que antes de cambiar tenemos que saber qué queremos hacer, Ibarra afirma que sólo podemos saber eso a través del aprendizaje llevado a la acción, es decir cuando “hacemos y experimentamos”. La transición profesional no es un camino directo hacia una identidad predeterminada, sino un proceso a lo largo del cual podemos probar un conjunto diverso de “identidades provisorias” en las que podríamos convertirnos. 

    Un proceso activo de reinvención profesional tiene que pasar por varias instancias o ejes fundamentales como la experimentación de la que hablábamos, la interacción con nuevas redes de contactos y el dar sentido a lo que nos sucede teniendo en consideración todas las posibilidades emergentes hasta elegir una. Un cambio de carrera no es algo que ocurre de una sola vez en un momento dado, sino que es un proceso psicológico de transición y pasar ese proceso con un acompañamiento correcto puede marcar la diferencia entre el éxito y el fracaso en el mismo. 

    Otra autora que escribe e investiga sobre estos temas es Helen Ebaugh. Ella afirma que la experiencia de convertirse en “ex algo” es algo común en la mayoría de las personas en la sociedad moderna. A diferencia de los individuos de culturas anteriores que por lo general pasaban toda su vida en un mismo matrimonio, una carrera, una religión, una localidad geográfica, las personas que viven en el mundo actual tienden a entrar y salir de muchos roles a lo largo de su vida. Durante la última década ha habido un interés persistente en estos “pasajes” o “puntos de inflexión”, y cada vez hay más interés en la temática y  lo que significa vivirlo. En sus artículos y libro brinda consejos y sugerencias para dejar atrás un rol importante o incorporar una nueva identidad.  

    Aparentemente, sumado a lo que nos pasa culturalmente en el mundo de hoy,  la pandemia y la necesidad de estar confinados en nuestras casas durante las cuarentenas,  ha potenciado este fenómeno y ha hecho que muchas personas se planteen si quieren seguir haciendo lo mismo que hacían o es hora de buscar algo nuevo en el horizonte, incluso con mayor intensidad de lo que venía ocurriendo durante años anteriores.  

    Ebaugh es ella misma una ex, que dejó la vida de monja católica para convertirse en esposa, madre y profesora de sociología. Basándose en entrevistas con 185 personas, Ebaugh exploró una amplia gama de cambios de roles y se centró en las salidas voluntarias de roles importantes. Lo que emerge de su investigación son etapas comunes del proceso de salida del rol, desde la primer sensación difusa, a la sub siguiente desilusión con una identidad particular, a la búsqueda de roles alternativos y  los puntos de inflexión que desencadenan una decisión final de salida y, finalmente, la creación de una identidad como “ex algo” hasta que uno se afianza en su nuevo rol.  

    Determinar qué es lo que no te está gustando es importante. El descontento con el trabajo no siempre viene dado por lo que uno tiene que hacer o si en realidad no te gusta tu jefe, o la cultura de la empresa y los valores que estas percibiendo mas allá de los declarados. Por lo tanto, si uno siente cierta disconformidad en su  trabajo,  es fundamental detectar  y precisar de qué se trata para que se puedan explorar las posibilidades de generar un cambio. 

    Es por eso que además es muy necesario para juntar fuerzas y animarse a pegar el salto, encontrar un propósito, que puede ser definido como aquello que mueve a una persona a llevar a cabo cierta acción. El propósito se relaciona con los objetivos de una persona y su deseo de lograr algo en concreto, de llegar a una meta.  Paula Cabalen, CEO de Consultophy,  cuenta que hace cinco años trabajó en descubrir el suyo de la mano de otros ejecutivos, durante un retreat de cinco días en Harvard. A eso le sumó, trabajar a través de neurociencias y fototerapia en el desarrollo de  su potencial. Ella define ese proceso, como algo que le resultó fundamental para elegir donde poner el foco, ya que es del tipo de personas que sabe hacer muchas cosas. Sin embargo, ahora utiliza este aprendizaje para trabajar con otros en la búsqueda de ese propósito y desarrollo de potencial para que el esfuerzo requiera menos energía.  

    En definitiva, alinear los esfuerzos con un propósito más claro y trabajar el potencial de cada uno es vital para el éxito de lo que nos propongamos, y sin duda cuando pasamos por un proceso de cambio en nuestras carreras,  es necesario revisar nuestras historias, los matices, lo bueno y lo malo para dar luz a la sombra y de esa forma conocerla y gestionarla. Como consultora, Paula trabaja con ejecutivos para que ellos activen desde ese lugar y que puedan ver con más claridad sus procesos de transición de carrera, con el fin de que cada uno descubra cual es su potencial, aquello que está latente y por salir, para dar luz a lo que eligieron ser, y a la vez, alinear esto a sus propósitos.  

    Acá les presentamos algunas sugerencias que pueden guiar a aquellos que decidan emprender el camino de la reinvención de sus identidades laborales, ideas que pueden ayudar en el momento de pegar el salto. 

    Apalancarse en el autoconocimiento.  

    Un cambio como este no se hace de un día para el otro, es importante prepararse internamente e ir analizando y descubriendo cuales habilidades ya uno tiene como para poder apalancarnos en las mismas. Para eso un Assessment de autoconocimiento nos ayudará a detectar nuestro perfil, nuestras capacidades y áreas de oportunidad y como nos presentamos al mundo para tener esto como base. Comprender como nos relacionamos con otros, si nos gusta el riesgo o preferimos trabajar en entornos mas tranquilos, si preferimos calidad o cantidad, como juegan nuestras emociones en la toma de decisiones,  si brillamos más trabajando con diferentes grupos, o si preferimos trabajar de forma solitaria. Podemos creer que nos conocemos, pero una herramienta como esta nos va a dar luz sobre aquellas características que tenemos que tener muy en cuenta si vamos a hacer un cambio importante en nuestras carreras. Si pensamos en la idea de “saltar al vacío” o “navegar en la niebla”, debemos buscar herramientas como esta o sesiones de mentoring & coaching que van a funcionar como brújulas, sogas, redes de sostén, linternas o faros. Si bien es cierto que a veces necesitamos reinventarnos o hacer reskilling deberíamos basarnos en aquellas capacidades intrínsecas que hemos ido desarrollando a lo largo de toda la vida.  

    Desarrollar lo que se denomina networking. 

    Esto es asegurarse de tener la red correcta. Establecer quienes van a ser nuestros aliados. Como en todo viaje, nos enfrentaremos con obstáculos, imprevistos y desafíos y es importante que nos aseguremos de tener la red correcta de colegas, amigos, compañeros de estudios de diversos cursos. También deberemos establecer nuevas redes de profesionales y expertos con los cuales antes no interactuábamos. Escuchar solo a las personas que forman parte de tu tribu, probablemente te genere cierta ceguera o sesgo cognitivo,  pero si además agregas a personas que no pertenecen a tu entorno, sus ideas o puntos de vista, sus nuevas miradas pueden resultar muy útiles. Por eso, es fundamental ampliar tu red de contactos, no solo para conseguir empleo en otros contextos, sino también para estar en comunicación con personas que no son tan cercanas, no están en tu tribu pero ya las conoces,  y que te pueden animar a explorar diferentes posibilidades. 

    En uno de sus artículos, Ibarra los denomina “lazos débiles” en oposición a los “lazos fuertes” que constituyen nuestros parientes, amigos y colegas. 

    Facundo Badillo, Socio y cofundador de la consultora Ampermind comenta que no sólo se trata de tener la red correcta, sino de ampliarla y  fortalecerla día a día para crear relaciones de largo plazo. “Eres el promedio de las 5 personas que te rodean” es una conocida frase del empresario y autor Jim Rohn y yo la extendería al conjunto de todo nuestro “Capital Social”.  

    Cuando nos abocamos a establecer nuevas redes de profesionales y expertos con los cuales antes no interactuábamos, es importante la heterogeneidad de las mismas.  Es decir no solo buscar gente que haga lo que nosotros hacemos o creemos; sino también ampliar miradas, sumar nuevos lentes con los cuáles mirar el mundo. Relacionarnos con personas muy diferentes, incluso con visiones antagónicas a las nuestras nos permitirá navegar en nuevos contextos en donde tenemos mucho para aprender.  

    “Un aspecto importante es poder salir de nuestra zona de influencia, animarnos a ser neófitos en temas que nos resulten de interés pero quizás dejamos de lado para atender la coyuntura. De esta manera, favorecemos la “polinización cruzada de ideas”, permitiéndonos otra vez romper barreras y ampliar nuestro mundo”, agrega Badillo. 

    Hoy existen infinidad de cursos abiertos para aprender nuevas competencias,  conferencias, fundaciones y asociaciones civiles donde podemos aportar nuestro conocimiento ad-honorem, etc. Investigar estas alternativas encontrando personas interesantes que te permitan crecer es parte de la inversión que hay que hacer en nuestro Capital Social.  

    Les propongo el ejercicio de analizar sus redes sociales observando a las personas que siguen o con quiénes interactúan. ¿Hacen lo mismo que ustedes? ¿Pertenecen al mismo grupo? ¿Hablan de los mismo temas? ¿Son del mismo país o región? Los algoritmos son muy buenos para esto: mostrarnos lo que ya sabemos, confirmando lo que ya pensamos, encajando perfectamente en nuestras expectativas. Está en nosotros romper con estas barreras y descubrir un mundo más amplio. Ahí encontraremos motivación, nuevas ideas y el camino para pensar en cosas diferentes. 

    Trabajar fuerte en nuestro marketing personal y storytelling.   

    Definir una estrategia de marketing personal, aprender a utilizar las redes de negocios, y hacer que nos encuentren aquellos que van a necesitar nuestras capacidades. Las historias que contamos acerca de nuestra vida personal y laboral, el “storytelling” de nuestra trayectoria va a definir mucho acerca de como vamos a ser percibidos en el mundo laboral, o en el caso de querer armar un proyecto, cual va a ser nuestra historia acerca del emprendimiento que queremos encarar.  Acá es muy importante ser creativo, si uno quiere reinventarse,  no es simplemente elegir un cambio de rol, es crearse una nueva identidad con la cual nos sintamos identificados. Es importante tomarse el tiempo para hacer el ejercicio creativo de pensar en quién uno se quiere convertir. Acá podemos sumar a Karl Weick y su concepto de Bricolaje (En las artes , el “bricolage”, francés para bricolaje  es la construcción o creación de una obra a partir de una amplia gama de cosas que están disponibles, o una obra construida utilizando técnicas mixtas) en donde lo que hacemos es salir del pensamiento lineal y buscar nuevos patrones, nuevos colores y las capacidades que ya teníamos para armar un nuevo entramado. Las ideas y metáforas sobre la naturaleza y el papel de los repertorios de adaptación están en esta idea de bricolaje de Weick.  Esta metáfora nos da la idea no solo de que se puede hacer algo con cualquier tipo de material que esté a la mano, sino que también podemos hacer hincapié en ese proceso que se va a caracterizar por la creciente familiaridad y aptitud frente a los materiales disponibles, lo cual permite una “combinación innovadora”. Es aprendizaje basado en la acción y la experiencia.  

    Este punto de vista centra la atención en nuevas estrategias de acción que aparecen en el proceso de adaptación y van creando una gran variedad de posibles identidades hasta que finalmente, se adopte alguna. 

    Construir un mindset exponencial. 

    Estar al tanto de los trends y cuales son los posibles grandes cambios que revolucionarán el mercado laboral en los próximos años y cómo los mismos pueden afectarnos. Las nuevas tecnologías exponenciales y como las mismas impactan en las industrias, los nuevos descubrimientos, los avances de la ciencia, de que están hablando los expertos en estas temáticas es un ejercicio fundamental. Este ejercicio debería incluir los posibles escenarios futuros en lo que podrías desenvolverte y en cuales desearías jugar un rol importante. Es interesante acá mezclar lo que conocemos con la ciencia ficción… es importante imaginar a tus posibles YO futuros desempeñándose en áreas que son nuevas para casi todos. Esto incluye desarrollar nuevas habilidades, Descubrir metodologías que nos ayuden a eficientizar nuestro proceso. Para eso antes que nada debo descubrir cuáles son los empleos “verdes” más solicitados en el mundo y cómo podemos prepararnos para ellos. 

    Diseñar un plan de transicion de carrera.  

    Alan Lakein, autor del libro “Cómo tomar control de tu tiempo y de tu vida” (gran título para este tema) dice que “no planificar es planificar el fracaso”. 

    Tan importante cómo prepararte, conocerte, explorar y descubrir nuevas pasiones es diseñar un plan que te permita comenzar a convertir tus nuevos sueños en metas concretas y en pasos firmes hacia la dirección que quieres darle a tu vida. 

    Para eso, una herramienta que nos puede resultar de utilidad para diseñar nuestro plan de transición, según la consultora Cecilia del Valle, especialista en agilidad organizacional,  es la utilización de una metodología ágil que consolidó el éxito de empresas como Google y Microsoft. Andrew Grove, CEO de Intel y creador los OKR (Objectives and Key Results, en español Objetivos y resultados clave), afirma que es tan simple como efectiva porque nos permite ponernos en movimiento y experimentar de manera rápida y controlada. 

    Esta metodología nos ayuda a planificar de manera ágil nuestros próximos pasos a partir de unos lineamientos básicos.  

    • En primer lugar, nuestro plan debe estar alineado con nuestro propósito, con aquello que buscamos lograr, con la visión que estamos explorando y construyendo.  
    • En segundo lugar, debemos definir pocos objetivos, pero muy importantes. Grove dice: “más de 2 objetivos es ningún objetivo”. “Definir pocos objetivos es probablemente lo más difícil, porque estamos habituados a planearnos muchos objetivos y diversos. Además, al elegir pocos objetivos estamos diciendo que no a muchos otros, y eso demanda coraje, pero preguntarnos qué es lo que queremos de verdad nos dará el foco necesario para alcanzarlo”, explica del Valle.  
    • En tercer lugar, bajar cada objetivo a resultados concretos y a acciones fáciles de implementar, que pueda realizar en los próximos 3 meses. Cada acción que realicemos debe estar alineada al propósito y a los objetivos que deseo conseguir. La invitación entonces es a planificar nuestros próximos pasos preguntándonos: ¿esto que estoy haciendo hoy me lleva al lugar adonde quiero ir? 

    Animarse a explorar nuevos caminos profesionales nos exige determinación, valentía y foco. Planificar nuestra transición de manera metodológica nos ayuda a salir de la “zona de sueños” y entrar en la “zona de realidad” con paso firme. 

    En resumen, una transición de carrera, ya sea que las personas quieren un nuevo desafío; o su trabajo ha sido reducido o incluso eliminado o  ya no le ven los mismos beneficios, es un proceso que puede ser difícil pero desafiante y si lo hacemos bien, luego disfrutaremos de los frutos y la aventura de definir una nueva identidad.  

    Es por lo tanto un viaje de exploración necesariamente desordenado hasta que se organiza otra vez. En ese proceso deberemos probar y aprender de una gama de posibles identidades y para eso podemos basarnos en esas ideas que todos tenemos y que giran en torno a en quienes quisiéramos convertirnos 

    Lo importante será determinar con claridad qué es lo que nos está incomodando, elegir un propósito que nos guie, trabajar en nuestras capacidades y potencial, desarrollar una nueva red de contactos que nos conecte más con lo que está pasando allá afuera, trabajar en nuestro Mindset para salir del pensamiento lineal, abrirnos a explorar nuevas posibilidades y armar un plan de transición que nos ordene y que a la vez sea creativo,  son pasos fundamentales para el éxito y nos permitirán estar mejor preparados para cuando aparezca una nueva oportunidad externa, o terminemos de crear nosotros nuestra aventura de pegar el salto hacia el futuro que hayamos decidido inventar para nosotros.  

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS