jueves 25 abril 2024
Más
    HomeManagementAlma Gordón: Echada pa’ delante 

    Alma Gordón: Echada pa’ delante 

    Alma Gordón no solo es la Gerente de People& Culture de Arcos Dorados Panamá, sino también una fuerza multifacética que ha convertido su vida en aprendizajes y éxitos. 

    Detrás de la mujer ejecutiva, descubrimos a Alma Gordon en su faceta más humana. Si su vida fuera una canción de rock entonaría Don’t Stop Believin, mientras que su película favorita When a Man Loves a Woman, refleja su aprecio por historias de amor apasionadas. En una reveladora charla, Alma comparte la inspiración que halla en figuras femeninas como la extenista Billie Jean King, la Madre Teresa de Calcuta, y Diana de Gales. Su eclecticismo musical y amor por el baile se entrelazan con un estilo de liderazgo definido por la coherencia. Alma Gordon no solo es una ejecutiva, es una fuerza multifacética que ha convertido su vida en una sinfonía de éxitos y aprendizajes.  

    Alma, para empezar, nos gustaría conocer tu historia. Cuéntanos que hay detrás de lo que conocemos hoy de ti…. 

    En primer lugar, quiero expresar mi orgullo por los logros que he alcanzado tanto en el ámbito profesional como personal. Como madre de dos adolescentes, uno de 14 años y otro de 20 que estudia odontología, encuentro un equilibrio entre mis responsabilidades familiares y mi pasión por mantenerme activa y hacer ejercicio o algún deporte como el tenis que me encanta y recientemente también el pádel. Mi naturaleza un tanto hiperactiva se contrapone con la relajación que encuentro en la playa. Mi conexión con la familia y amistades es fundamental, y siempre he cultivado relaciones cercanas tanto en lo personal como en el ámbito laboral. En cuanto a mi carrera, inicié a los 20 años y desde entonces he mantenido un enfoque claro en crecer, aprender y prepararme. Mi valentía frente a los desafíos ha sido clave en mi éxito, permitiéndome asumir roles de liderazgo desde una edad temprana, como mi posición como directora de recursos humanos a los 23 años en un prestigioso hotel en Panamá. Mi determinación para ser exitosa, no solo profesionalmente sino de manera holística, ha guiado mi camino. Lograr un liderazgo respetado y apreciado, especialmente en un departamento que suele generar temor, es un éxito que valoro profundamente. 

    Sabemos que eres apasionada por el desarrollo de talento. ¿Hay alguna historia o experiencia en particular que te haya inspirado a seguir este camino? 

    El fomento del talento desempeña un papel crucial en cualquier organización, asegurando la sostenibilidad y el desarrollo continuo del negocio. En Arcos Dorados, donde experimentamos un rápido crecimiento y apertura constante de nuevos restaurantes, el diseño de un plan estratégico sólido para el desarrollo del talento se vuelve esencial. Como líderes en recursos humanos, debemos cultivar la pasión por el desarrollo del talento, reconociendo que no solo se trata del crecimiento individual, sino también de preparar a nuestro equipo para respaldar el progreso de la empresa de manera eficiente. Lo que me motiva profundamente en este camino es presenciar el impacto tangible en la vida de los jóvenes que ingresan a trabajar en nuestros restaurantes. Ver a un recién graduado de 18 años con sueños y aspiraciones, y luego observar su rápido crecimiento, asumiendo roles de liderazgo y alcanzando hitos personales, es verdaderamente inspirador. Contribuir, aunque sea de manera modesta, a ese proceso y presenciar el positivo cambio en sus vidas es lo que me impulsa a continuar respaldando el crecimiento y desarrollo de las personas en la empresa. 

    Dada tu experiencia… ¿Podrías compartir alguna historia de éxito de una mujer que hayas apoyado y que ahora sea un referente en su industria?  

    Dentro de las numerosas historias en una empresa con más de 2 mil empleados, destaco con orgullo una experiencia que ocurrió hace aproximadamente 10 años cuando me asignaron a trabajar en Arcos Dorados Costa Rica durante un año. Al llegar, mi enfoque estaba en conocer a todas las personas, especialmente a mi equipo de recursos humanos. Entre varios colaboradores, identifiqué a una joven con un gran potencial, aunque noté que carecía de confianza en sí misma ocupando una posición intermedia. Durante mi tiempo en Costa Rica, establecí una conexión cercana con ella y, al regresar a Panamá, continué siendo su jefa a distancia. Consciente de su talento subyacente, pero también consciente de que quería fortalecer su autoconfianza, me propuse trabajar intensamente con ella durante un par de años. Le asigné proyectos específicos para liderar, enfocándome en superar sus miedos. Este proceso dio frutos, y hoy en día, ella ocupa el cargo de Gerente de Recursos Humanos en su país, liderando el departamento en uno gran mercado. Su destacado desempeño la convierte en una referencia en el ámbito de recursos humanos en su país. Este logro me llena de orgullo, ya que subraya la importancia de desarrollar habilidades personales y cualidades intangibles para liderar en empresas de la envergadura de Arcos Dorados. 

    En tu trayectoria, has abordado estrategias de desarrollo empresarial y recursos humanos. ¿Podrías compartir con nuestros lectores cuál ha sido el desafío más emocionante que has enfrentado hasta ahora? 

    Hace una década, enfrenté un desafío único cuando me pidieron trabajar en Costa Rica durante un año con metas específicas a lograr. Mudarme con mis dos hijas de 3 y 8 años hizo que esta experiencia fuera emocionante, retadora y compleja, todo en uno. Este periodo no solo implicó un arduo trabajo estratégico, sino también una inmersión operativa para comprender la cultura y corregir aspectos deficientes. A pesar de la exigencia del tiempo limitado, logramos implementar una estrategia exitosa y obtener los resultados esperados. El proceso demandó esfuerzo, enfoque y estrategia, además de una profunda integración en la operación del negocio, trabajo en equipo y la ganancia de confianza. Esta experiencia se destaca como la más significativa en mis más de 25 años de carrera, marcando un crecimiento sustancial en mi trayectoria en Arcos Dorados. A mi regreso, fui ascendida a gerente regional, destacándose como uno de los desafíos más difíciles y gratificantes que ha dejado una huella indeleble en mi vida laboral y profesional. 

    Bueno, hablabas de esta satisfacción a pesar de lo difícil que fue. ¿Viviste esa satisfacción en los procesos o cuando llegaron los resultados o en ambas situaciones? 

    Soy una persona inherentemente positiva y valiente, como mencioné anteriormente. Mi enfoque siempre es iniciar con una mentalidad optimista, convencida de que los objetivos se alcanzarán. Disfruto realmente de este enfoque, ya que la seguridad en el éxito es contagiosa. A pesar de los desafíos, proyectar ese positivismo infunde confianza en los demás, ofreciéndoles la certeza de que lo que digo con tanta positividad se materializará. En última instancia, creo firmemente en disfrutar el viaje y el proceso en la vida, el trabajo y el día a día. Aunque haya momentos altos y bajos, mantener una mentalidad positiva es esencial, recordando que siempre sale el sol y cultivando una perspectiva optimista. 

    Si pudieras tener una cena con tres mujeres líderes, ya sea del pasado o del presente, ¿quiénes serían y por qué?  

    Si tuviera que elegir a tres mujeres para conversar, destacaría a Billie Jean King, la renombrada extenista y activista; Michelle Obama, a quien encuentro fascinante por su brillantez; y Ilya Espino de Marotta, la primera mujer en ocupar el cargo de subadministrador del Canal de Panamá. Aunque no las conozco personalmente, las admiro profundamente. Billie Jean King, además de ser una de las mejores tenistas de la historia, luchó activamente por la igualdad de premios entre hombres y mujeres en el tenis, un ejemplo inspirador de resistencia en la brecha salarial. Michelle Obama e Ilya Espino de Marotta, desde sus puestos de poder, han salido de su zona de confort para impactar positivamente en la sociedad, sirviendo como modelos a seguir para otras mujeres. Su capacidad para hacer una diferencia más allá de sus éxitos profesionales crea un legado que motiva a las mujeres a creer en la posibilidad de lograr grandes cambios en cualquier ámbito.  

    Entrevistada por: Fernanda Cala. 

    ¿Te consideras una mujer que inspira? ¿Por qué?  

    Mira, sin duda pensaría que sí. Soy una mujer valiente, soy resiliente, vivo la vida con mucha pasión. O sea, lo que hago le meto pasión a todo, ya sea mi trabajo, en mi vida personal, como mamá, como hija. Como decimos acá en Panamá, «Echar pa’ adelante». Soy muy «Echada pa’ adelante». 

    ¿Quién es Alma? 

    Nombre completo: Alma Delia Gordón.  

    Apodo: Almita, Almis 

    Profesión: Recursos Humanos.  

    Cargo: People and Culture Manager. 

    Empresa: Arcos Dorados. 

    Nacionalidad: panameña /mexicana. 

    Signo del zodíaco: Leo.  

    ¿Dónde vives?: Ciudad de Panamá. 

    ¿Tienes hijos?: 2 hijas. 

    ¿Mascotas?: Un Bulldog Inglés. 

    Comida favorita: Comida asiática y mexicana. 

    Edad: 49. 

    Hobbies: Juego tenis, pádel, hago pilates y me encanta la playa y viajar. 

    UN POCO DE ROCK  

    Si tu vida fuera una canción de rock, ¿cuál sería el título?: Don’t Stop Beleaving.  

    ¿Cómo te describirías en una frase?: Fuerte y persistente.  

    Película o serie favorita: When a man loves a woman.  

    Si pudieras tener una conversación con cualquier figura femenina histórica, viva o fallecida, ¿a quién elegirías?: La extenista Billie Jean King, la madre teresa de Calcuta y Diana de Gales.  

    Banda de música o género favorito: Me gusta la música de todo tipo, también me encanta bailar, soy mu alegre. 

    ¿Palabra clave que describa tu estilo de liderazgo?: Coherencia. 

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS