jueves 25 abril 2024
Más
    HomeEmpowermentDaniela Aza: ¡Sí, se puede! 

    Daniela Aza: ¡Sí, se puede! 

    Daniela Aza es creadora de contenido referente de discapacidad y diversidad. Se destaca por ser una mujer resiliente y determinada, que ha sabido romper paradigmas dentro de la sociedad aportando su granito de arena para visibilizar y ayudar a las personas con discapacidad.  

    Dani es argentina, actualmente reside en Buenos Aires. Desde su labor ha logrado ayudar a miles de personas con discapacidad compartiendo contenido a través de sus redes sociales. “Nací con artrogriposis múltiple congénita”, cuenta, una condición que la ha acompañado a lo largo de su vida, pero que no le ha impedido destacarse y alcanzar sus sueños con determinación, para enseñar a la sociedad que las personas con discapacidad están llenas de capacidades para aportar dentro de las organizaciones y el entorno cotidiano.

    Dani, cuéntanos un poco sobre tu infancia y tu historia personal. 

    Principalmente, te cuento que yo nací con una condición llamada artrogriposis múltiple congénita, es una condición de las llamadas “raras” y poco frecuentes que afecta a las articulaciones creando contracturas. Hace muchos años el mundo era muy diferente al que tenemos hoy, lo primero que le dijeron a mi papá y mi mamá fue: “Es probable que esta nena no vaya a tener una vida normal”. Obviamente, con los recursos que había en ese momento, no había internet para buscar un diagnóstico, los médicos estudiaban todo por libros porque era lo que había y con eso comenzó mi panorama. Pero mi familia no se quedó quieta, por el contrario, empezó a trabajar en buscar alternativas y ahí vino el ensayo, error. Era una condición que no se conocía y me hicieron cirugías, tratamientos de terapia física, terapia ocupacional, usé muchos apoyos a lo largo de mi vida, caminé más tarde, con aparatos, silla de ruedas, en fin… de a poco fui saliendo adelante con todo esto y los valores que me estaba inculcando.  

    ¿Cómo fue tu camino profesional?  

    Estudié comunicación en la UBA y me recibí, fue un sacrificio estudiar acá en Argentina. En ese momento no se respetaba nada de lo que era diversidad e inclusión, era muy tedioso ir a la universidad y hacer diferentes cosas. Luego me casé, hice deporte, viajé, claramente siempre atendiendo mis necesidades particulares. Quise romper barreras porque tampoco estaba sujeta a los ideales y parámetros de belleza establecidos, por eso después de casarme construí una cuenta donde empecé a visibilizar todo lo que tiene que ver con discapacidad e inclusión, todo lo que vivimos las personas con discapacidad y las adversidades que pasamos para enfrentarlas. Mucha gente se vio identificada y elegí las redes sociales porque son una herramienta poderosa para transformar, dejar una huella y hoy se creó una comunidad donde somos todo un equipo, no estoy sola, sino que las personas también nos acompañan con sus comentarios, compartiendo, visibilizando y acompañando.  

    Cuéntanos sobre el alcance que ha tenido esa comunidad que creaste en redes…  

    Somos más de 90 mil seguidores en Instagram y a partir de ahí también empecé a dar charlas, a asesorar empresas, a trabajar con marcas y estoy muy contenta con todo lo que estoy haciendo. Amo lo que hago y es muy gratificante ver cómo creció este proyecto que inició hace cinco años contando mi experiencia y gané muchos premios, fui chica de tapa de una revista muy popular, la revista Oh La Lá siendo 2020 en plena cuarentena, lo que fue un logro muy importante también.  

    Vimos que hiciste parte de un programa de mentoreo de mujeres líderes de “Voces Vitales”. ¿Cómo participaste en ese programa?  

    Voces Vitales es una organización muy importante, siempre han acompañado a mujeres empoderadas que quieren continuar con su empoderamiento, capacitándose, formándose y es una gran iniciativa. Te ayudan con tu proyecto y te dan herramientas para realizarlo. Mi mentora fue una líder de una organización que se llama “Brincar por un autismo feliz”, conocí chicas divinas, maravillosas, que también tienen grandes proyectos y estamos en relación constantemente. El año pasado participé de una jornada a fin de año sobre liderazgo, siempre estoy de la mano con las organizaciones que me acompañan a hacer algo, porque sola no puedo, varias voces siempre suman más voces que una sola, ¡se hace un match explosivo! 

    Hablando de las organizaciones y las marcas que te apoyan… me puedes contar ¿cómo ha sido el proceso con las marcas? ¿Quiénes te han apoyado? 

    Trabajé con Dove y participé de un proyecto que se llama “mostremos”, tuvo que ver con generar una serie de fotografías para derribar los estereotipos de belleza. Fue muy importante porque las mujeres con discapacidad suelen estar ausentes en estas cuestiones, y que me hayan convocado como ese símbolo de mujer con discapacidad para hacer la sesión me motivó mucho. También trabajé con “Nosotras”, la marca de toallitas que también es muy importante. Las marcas me acompañan y tienen una responsabilidad de llevar un mensaje de diversidad e inclusión llevando una voz como la mía, y también otras voces, pero acompañando desde su lugar…. siento que eso es visibilidad y representación.  

    ¿Qué cambios positivos crees que pueden hacer las organizaciones para apoyar a las personas con discapacidad? 

    Aparte de visibilizar, por supuesto, hay otros cambios que las organizaciones tienen que hacer en el seno de su lugar, como la accesibilidad, adaptándose, generando apoyos, cosas mucho más tangibles. Es algo importante porque les brinda trabajo a personas con discapacidad, a ciertos creadores de contenido o comunicadores profesionales que están haciendo cosas increíbles.   

    ¿Cómo te mantienes enfocada y motivada con tus objetivos a pesar de las barreras y desafíos que has enfrentado? 

    Yo siento que, viviendo un día a la vez, tomamos decisiones y eso nos mueve, nos da la iniciativa para cambiar las cosas. A mí me ayuda tomar decisiones, arriesgarme, lo tomo como un desafío y una oportunidad, como aprendizaje, porque me parece que eso es fundamental en cualquier persona. Además, dar lo mejor de mí siempre, en todos los ámbitos de mi vida cotidiana y hacer el mejor esfuerzo. Permitirnos también esos tiempos en los que sentimos que nada está bien, pero mañana será otro día, enfocarse… No estoy de acuerdo en eso de “estar bien todo el tiempo”, en eso nos engañan las redes sociales… Muchas veces trato de mostrarlo y de decirlo, he compartido momentos de vulnerabilidad, cada uno lo vive como puede y con lo que tiene. Yo acepto también mi condición, y sé que no puedo con todo y está bien… si quisiera correr una maratón o escalar una montaña, sé que no voy a poder, está bien aceptar nuestra condición y que la sociedad nos acepte también. Las personas con discapacidad tenemos la responsabilidad de asumir que tenemos discapacidad, y que tenemos una condición. 

    Desde tu perspectiva, ¿cuál es el desafío que enfrentamos como sociedad para llegar a ese mundo soñado en términos de inclusión para las personas con discapacidad? 

    Son muchos, principalmente entender que la discapacidad no es algo malo, la discapacidad es algo que tiene que estar aceptado socialmente. Todos tenemos un largo camino para asumir ese papel, creo que es fundamental concebir a la persona con discapacidad como parte de la sociedad, alguien que sale, consume, trabaja, y que tiene que tener los apoyos necesarios y las iniciativas adecuadas para que esa persona pueda participar activamente en todos los ámbitos… Eso es pensar en la diversidad. 

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS