test
miércoles 19 junio 2024
Más
    HomeRocking YoungNicki Becker: El futuro es ahora.

    Nicki Becker: El futuro es ahora.

    Con apenas 22 años, Nicki Becker es activista, comunicadora ambiental y Co-Fundadora de Jóvenes por el Clima: “Hay que entender que solucionar la crisis climática se hace de forma colectiva, además de que si tenemos el privilegio tenemos que repensar nuestro estilo de vida, como por ejemplo nuestra dieta alimentaria”, asegura. 

    Nicki nació en Argentina, vive en Ciudad de Buenos Aires y en 2019, por curiosidad y una mezcla de frustración, comenzó a interesarse en el activismo ambiental. “Se me despertó esa curiosidad de buscar información, y comencé a darme cuenta de que en Europa había gente de mi edad que tenía información que yo no tenía sobre la crisis ambiental”, confesó esta porteña fanática de jugar al fútbol, quien además aseguró que luego de pasar la indignación, se propuso generar una acción colectiva.  

    Sabemos que eres una activista increíble, pero cuéntanos tu historia, ¿y cómo llegas al activismo juvenil? 

    Yo participaba de un movimiento juvenil judío donde tenía actividades todos los sábados y eran actividades de educación no formal sobre diferentes temas sociales y generales. Después fui la coordinadora del grupo, y dirigía muchas actividades de reflexión e introspección, pero hasta el momento, nada que ver con temas ambientales. Sí me sentía involucrada con temáticas sociales respecto al feminismo y la igualdad de género porque me tocaba de cerca, iba a las marchas, etc. Fui siempre muy inquieta y me gustaba trabajar en varios proyectos, estaba en proyectos solidarios de mi escuela también. 

    ¿Y cómo llegas al activismo ambiental? 

    Recién en febrero de 2019, me encontré con un video de Greta Thunberg, convocando a la primera marcha internacional por el clima en Europa. Ahí me empecé a cuestionar por qué si yo me sentía tan involucrada con las temáticas sociales, no sabía nada sobre el cambio climático.  Empecé a leer, y me di cuenta de que había gente de mi edad en Europa, que podía tener esta información y en Argentina no podíamos. Me empezó a inundar un sentimiento de indignación. Me uní para convocar la primera marcha en Buenos Aires, teníamos 18 años para abajo en ese momento, y así fue como creamos Jóvenes por el Clima. En esa primera movilización vinieron más de 5000 personas, fue una locura, cuando subí al escenario, porque yo tenía que hablar, pude ver cuánta gente era y me sentí increíble. 

    ¿Qué otras acciones realizas a parte de las marchas? 

    Hoy, en Jóvenes por el Clima aparte de trabajar en hacer la presión social de las calles, también trabajamos mucho desde el principio de la incidencia política. Nos juntamos con diferentes diputados, diputadas y senadores a demandar que se empiece a legislar respecto a la crisis climática y ahí logramos varias cosas a lo largo de estos cuatro años como la Ley de Cambio Climático, la Ley de Educación Ambiental y la Ley Yolanda. Todo esto fue parte de ese trabajo de incidencia política, después trabajamos mucho en educación y en dar talleres en diferentes escuelas. Ahora, particularmente, estoy trabajando y lanzando un proyecto que se llama “Escuela de Educadores Ambientales” para enseñar a chicos de secundaria, en un curso de 3 meses, sobre la crisis climática y que además puedan a dar ellos talleres en sus escuelas. Trabajamos también mucho en comunicación, y poder comunicar la crisis climática de forma accesible y cotidiana para entender cómo afecta nuestra calidad de vida. Tratamos de compartir en canales como las redes sociales, contenido en español sobre cambio climático porque a veces es muy difícil encontrarlo. 

    Ser parte de Jóvenes por el Clima Argentina y el movimiento Fridays for Future es asombroso. ¿Qué te inspiró a unirte a este movimiento y convertirte en una defensora del medio ambiente? Cuéntanos tu historia. 

    Desde un principio, Jóvenes por el Clima nace como uno de los capítulos locales del movimiento Fridays for Future liderado por Greta Thunberg a nivel internacional, si bien, nuestro nombre es “Jóvenes por el Clima” porque no tenía sentido poner un nombre en inglés donde la mayoría de las personas no hablan inglés, y además faltar a la escuela todos los viernes, cuando acceder a la educación es un privilegio en Latinoamérica, tampoco tenía sentido como estrategia de demanda. Así que nos llamamos Jóvenes por el Clima, somos parte de este movimiento internacional, que se encuentra en todos los países y se han realizado marchas de más de un millón de personas. He tenido la oportunidad de trabajar con personas de muchos países e hicimos campañas internacionales. 

    Muchos jóvenes a veces se sienten abrumados por la idea de hacer una diferencia en el mundo. ¿Qué consejo les darías a aquellos que desean involucrarse, pero no saben por dónde empezar? 

    Mi primer consejo es empezar, hay un montón de miedos que uno tiene respecto a empezar. Lo mejor es darse cuenta en el camino los desafíos que uno tiene, cómo se puede mejorar, redefinir el rumbo, etc. Considero que lo más difícil no es empezar, es permanecer, darle continuidad y lograr crear algo que trascienda. Unirse con gente que esté en la misma página ayuda, crear un lindo equipo de trabajo, juntarnos con otras personas, puede tener más impacto, puede ser más divertido, y es lindo poder compartirlo. Lo más lindo de la militancia y el activismo es la gente con la que te cruzás, y sentir que no estás solo. 

    La juventud es un poderoso motor de cambio. ¿Cómo crees que los jóvenes pueden influir en la lucha contra el cambio climático y generar un impacto positivo en su entorno? 

    Creo que los jóvenes tenemos un impacto super importante en la lucha contra el cambio climático. Logramos cambiar la narrativa de lo que pasa en el cambio climático, y hacer entender que es algo que ya estamos viviendo hoy, y afecta a los sectores mucho más vulnerables. Hablar de crisis climática es entender que nos afecta a todos y no de igual forma. Ese cambio de narrativa fue importante para instalarlo más en la agenda social, cultural, política y mediática.  

    Además de tu trabajo en la lucha contra el cambio climático, ¿hay algún otro tema social que te apasione o que creas que también merece atención y acción por parte de los jóvenes? 

    Si, claro. El feminismo es algo que me atrae y forma parte de mi identidad, el feminismo me formó y me ayudó a ver con otros lentes lo que pasa en el mundo y a entender también lo que sucede en la crisis climática. También me ayudó a construir mi identidad, yo no creo en los liderazgos como los asociábamos antes, masculinos, que hablan mucho y son los únicos que tienen la palabra. Creo que es algo más colectivo, de hacer brillar al otro también, y eso creo que me lo hizo replantear mucho el feminismo. 

    Si pudieras hacer un llamado a todas las personas del mundo para tomar medidas concretas para proteger nuestro planeta, ¿cuál sería ese llamado? 

    Lo primero es informarse. Una vez que tenemos la información, cualquier acción se va dando por sí sola. Compartir la información y pensar cómo podemos hacer para consumir menos energía o usarla cuando es necesario. Entender que solucionar la crisis climática se hace de forma colectiva, no pensar solo en acciones individuales.  

    Ley Yolanda: 

    La Ley 27.592 o Ley Yolanda tiene como objetivo garantizar la formación integral en ambiente, con perspectiva de desarrollo sostenible y con especial énfasis en cambio climático, para las personas que se desempeñan en la función pública. Fue sancionada el 17 de noviembre de 2020. 

    Ley de Cambio Climático:  

    Ley Nº 27520 – Ley de presupuestos mínimos de adaptación y mitigación al cambio climático global. La presente ley establece los presupuestos mínimos de protección ambiental para garantizar acciones, instrumentos y estrategias adecuadas de adaptación y mitigación al cambio climático en todo el territorio nacional. 

    Ley de Educación Ambiental: 

    La Ley de Educación Ambiental Integral, promulgada el 1º de junio de 2021, es una política pública federal impulsada por todas las provincias destinadas a promover la conciencia y responsabilidad ambiental en la toma de decisiones y que alcanza a todos los ámbitos de educación formal, no formal e informal. 

    ¿Quién es Nicki? 

    Nombre completo: Nicole Becker 

    Cargo: Co- Fundadora 

    Organización: Jóvenes por el Clima 

    Profesión: Activista y comunicadora ambiental  

    Nacionalidad: argentina 

    Vives en: Buenos Aires 

    Edad: 22 

    Mascota: Ringo, un perrito.  

    Comida preferida: Cualquier cosa que tenga calabaza, y el mango.  

    Deporte favorito: Fútbol. 

    Hobbies: Jugar fútbol con amigas.  

    Prenda de ropa preferida: Vestirme de color rosa  

    Tu lugar de ensueño: Cualquier playa linda.  

    UN POCO DE ROCK: 

    Una palabra para definirte hoy: Buena, apasionada, perseverante y empática.  

    Cantante o banda preferida: C Tangana.  

    Tu momento más importante del día: Atardecer.  

    Tu cable a tierra es…  Gato (mi novio), jugar al fútbol y mis amigos. 

    ¿Qué granito de arena aportas para un mundo mejor?: Todo lo que hago con jóvenes por el clima, el activismo y la lucha ambiental. 

    ¿A quién admiras? Compañeros de jóvenes por el clima y Messi.  

    Lo que más valoras de las personas: Que sean buenas personas.  

    ¿Día o noche? Día.  

    ¿Ducha fría o caliente? Caliente.  

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS