domingo 21 abril 2024
Más
    HomeEmpowermentTal Ben-Shahar: Maestro de la felicidad.

    Tal Ben-Shahar: Maestro de la felicidad.

    Tal Ben-Shahar, profesor, estudiante de la felicidad y fundador de Happiness Studies Academy, nos recuerda que la felicidad no es un efecto secundario del éxito, sino la causa del éxito. 

    El viaje de Tal Ben-Shahar lo llevó desde las canchas de squash y las aulas de Harvard hasta las filas de la psicología y la filosofía. Su pregunta trascendental: ¿por qué no existía un campo de estudios dedicado a la felicidad? Se convirtió en la semilla de la Happiness Studies Academy, una institución que ha llegado a todos los rincones del planeta. Tal nos recuerda que el éxito no es el camino hacia la felicidad, sino que la felicidad es el motor que impulsa el éxito. 

    En esta entrevista exclusiva con www.rockingtalent.com, este hombre fanático de Witney Houston nos invita a reconsiderar nuestra relación con el estrés. No es el enemigo, sino un compañero de viaje que puede fortalecernos si aprendemos a recuperarnos. Las lecciones que nos brinda son una hoja de ruta para rockear la felicidad, aprender a abrazar tus emociones, encontrar significado y placer en cada día, y a priorizar las relaciones que realmente importan. La felicidad, según Tal, es la clave para vivir una vida plena en el mundo contemporáneo. 

    Detrás de cada entrevista en Rocking Talent, hay una historia única. Tal, queremos conocerte desde tu perspectiva más personal. 

    Me interesé en la felicidad debido a mi propia infelicidad. Pasé cerca de 30 años de mi vida siendo infelizmente exitoso, fui campeón nacional de squash en Israel, me gradué de Harvard y tenía más dinero del que necesitaba. Más allá de títulos y grados, desesperadamente deseaba ser feliz, o al menos más feliz de lo que había sido. Solía mirar mi vida desde afuera, y parecía genial, pero desde adentro, se veía muy diferente. Así que decidí cambiar de la informática y la ciencia para estudiar psicología y filosofía con la esperanza de encontrar respuestas a dos preguntas que tenía: ¿Por qué no era feliz? Y, ¿cómo puedo ser más feliz? 

    ¿Puedes contarnos sobre tu viaje en el campo de los estudios de la felicidad y qué te inspiró a crear la Academia de Estudios de la Felicidad? 

    En 2015, mientras viajaba en un avión por el océano Atlántico entre Londres y Nueva York, estaba demasiado cansado para leer o ver una película, pero no tan cansado como para quedarme dormido en mi asiento, cuando me surgió una pregunta. ¿Cómo es posible que la literatura, la psicología, la filosofía, los negocios, la historia y docenas de otros temas tengan sus propios campos de estudio dedicados, y, sin embargo, la felicidad no lo tenga? Esta pregunta es particularmente desconcertante, considerando el acuerdo casi universal sobre la centralidad de la felicidad en nuestras vidas. Y, sin embargo, no había ninguna institución de educación superior en el mundo que ofreciera un título en estudios de la felicidad. Había algunos programas de psicología positiva y algunos dedicados a la filosofía de la felicidad, y luego había programas que tomaban un enfoque extremadamente específico y estrecho para cultivar el bienestar. No había una disciplina académica que, como la economía, se centrara en la microfelicidad (individuos y relaciones) y la macrofelicidad (organizaciones y naciones). Fue en ese vuelo que decidí ayudar a crear un campo de estudios de la felicidad. Fue entonces cuando fundé la Academia de Estudios de la Felicidad, que hoy cuenta con miles de estudiantes de cerca de 100 países, además, http://www.happinessstudies.academy/  ofrece un certificado de estudios de la felicidad y, junto con Centenary University, una maestría sobre este campo.  

    Tu trabajo destaca la conexión entre la felicidad, la salud y el éxito. ¿Puedes contarnos sobre su relación y su importancia en el mundo actual? 

    Un error común que la mayoría de las personas comete es pensar que el éxito llevará a la felicidad. Su modelo mental es: Éxito (causa) → Felicidad (efecto). Resulta que la mayoría de las personas están equivocadas. Sabemos, gracias a una gran cantidad de investigaciones (así como a experiencias subjetivas), que el éxito, en el mejor de los casos, provoca un aumento temporal en los niveles de felicidad, pero este aumento es efímero, de corta duración. Sin embargo, el éxito no conduce al bienestar, y, de hecho, ocurre lo contrario: Éxito (efecto) ← Felicidad (causa). Este hallazgo es especialmente importante, ya que invierte la relación de causa y efecto y corrige el error que comete tanta gente. La felicidad contribuye al éxito porque la experiencia de emociones placenteras conduce a niveles más altos de creatividad, mayor motivación, mejores relaciones y un sistema inmunológico más fuerte. La felicidad contribuye de manera significativa y positiva a nuestras vidas personales y profesionales. 

    Las grandes ciudades del mundo son conocidas por su entorno acelerado y estresante. ¿Cómo pueden las personas en entornos urbanos tan exigentes incorporar prácticas de felicidad en su vida diaria? 

    Hoy, un número cada vez mayor de personas se queja de los crecientes niveles de estrés como un obstáculo para la felicidad. No se dan cuenta de que el estrés no es el problema y puede ser beneficioso para ellos. Piensen en la siguiente analogía. Cuando hacemos ejercicio en el gimnasio y estresamos nuestros músculos, nos volvemos más fuertes si también les damos tiempo para recuperarse entre series y entrenamientos. De manera similar, el estrés fuera del gimnasio puede fortalecernos psicológicamente si tenemos tiempo para recuperarnos. El problema en el mundo actual no es el estrés, sino la falta de recuperación. Cuando introducimos la recuperación regular en nuestra vida, a través del juego, la meditación, el ejercicio, el tiempo con amigos, etc., en lugar de agotamiento, nos sentimos cada vez más fuertes. 

     
    TOP 7: Lecciones para rockear la felicidad 

    1: Permítete ser humano. Cuando aceptamos emociones, como el miedo, la envidia, la tristeza o la ansiedad, como naturales, tenemos más probabilidades de superarlas. Rechazar nuestras emociones, placenteras o dolorosas, conduce a la frustración y la infelicidad. 

    2: La felicidad se encuentra en la intersección entre el placer y el significado. En el trabajo o en casa, el objetivo es participar en actividades significativas y placenteras.  

    3. Ten en cuenta que la felicidad depende en gran medida de nuestro estado mental, no de nuestro estatus o del estado de nuestra cuenta bancaria. A excepción de circunstancias extremas, nuestro nivel de bienestar está determinado por en qué elegimos enfocarnos y por nuestra interpretación de los eventos externos.  

    4: ¡Simplifica! Estamos demasiado ocupados tratando de meter más actividades en menos tiempo. La cantidad influye en la calidad y comprometemos nuestra felicidad al tratar de hacer demasiado. Saber cuándo decir «no» a los demás a menudo significa decir «sí» a nosotros mismos. 

    5: Recuerda la conexión mente-cuerpo. Lo que hacemos, o no hacemos, con nuestros cuerpos influye en nuestra mente. El ejercicio regular, el sueño adecuado y hábitos alimenticios saludables conducen tanto a la salud física como mental. 

    6: Expresa gratitud cuando sea posible. A menudo damos por sentada nuestras vidas. Aprende a apreciar y disfrutar de las cosas maravillosas de la vida, desde las personas hasta la comida, desde la naturaleza hasta una sonrisa. 

    7: Prioriza las relaciones. El predictor número uno de la felicidad es el tiempo que pasamos con las personas a las que queremos y que se preocupan por nosotros. La fuente más importante de felicidad puede ser la persona que está sentada a tu lado. Aprécialos, disfruta del tiempo que pasas juntos. 

    ROCKEANDO LA FELICIDAD 

    Nombre: Tal Ben-Shahar. 

    Apodo: Ninguno. 

    Profesión: Profesor y estudiante en el campo de la felicidad. 

    Cargo y empresa: Cofundador de Happiness Studies Academy – Profesor en Centenary University, New Jersey. 

    Nacionalidad: israelí y estadounidense. 

    Edad: 52 años. 

    Hijos: 3 hijos. 

    Mascotas: 2 perros y un gato. 

    Comida favorita: Lasaña de mi mamá. 

    Deporte favorito: Squash, solía ser profesional, y baloncesto. 

    Hobbies: Yoga y música. 

    Prenda de ropa favorita: Camiseta. 

    Una palabra para definirte: Humano. 

    Cantante o banda de música: Witney Houston. 

    ¿A quién admiras? A mi esposa. 

    ¿Qué significa la felicidad para ti? La felicidad se trata del bienestar general de una persona. 

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS