sábado 24 febrero 2024
Más
    HomeEmpowermentSergio Porragas: A todo pulmón  

    Sergio Porragas: A todo pulmón  

    Sergio Porragas es fanático de la canción de Alejandro Lerner, tanto que utiliza el “A todo pulmón” como lema de vida. Hoy es Chief Operating Officer de OCC y sigue dejando todo en la empresa que tiene la bolsa de trabajo más grande de México.  

    Sergio Porragas tiene 53 años y es mexicano, pero bien mexicano. Formado en el sólido núcleo de una familia numerosa -es el menor de 8 hermanos-, Porri mamó desde chico los valores que le enseñaron en su casa: la unidad sin conflicto, el compañerismo, la importancia de la educación y el aprendizaje de ser competitivo para nunca bajar los brazos y siempre ir para adelante, aunque haya caídas o derrotas. “Su herencia va a ser la educación que yo les pueda dar”, le dijo siempre su papá, frase que él repite como mantra y que también trasladó a sus dos hijos, Javier y Andrea. Entre los estudios y el deporte, este administrador de empresas y amante de la comida mexicana fue forjando su camino laboral hasta convertirse en Chief Operating Officer de OCC (Online Carreer Center), la bolsa de trabajo más grande de México. 

    “Cuando me reuní con el fundador de OCC me di cuenta de que siempre en mi vida había deseado participar en proyectos sociales o dejar algún tipo de huella en mi país, y me dije… ¡Esto es lo que tengo que hacer! Si bien yo venía del mundo de finanzas, aposté por lo que me dijo mi intuición y aquí sigo”, dice orgulloso, contagiando esa sonrisa y energía mexicana.  

    Pero vamos un poquito más atrás, ¿cuáles fueron tus comienzos? 

    Yo tuve la fortuna de trabajar en Procter durante más de 12 años, donde comencé mi carrera profesional. Me desempeñé en el área de finanzas, y me apasionaba completamente lo que hacía. Pasé la mayor parte de mi tiempo trabajando en finanzas. En ese momento, era una de las pocas empresas en las que podías hacer toda tu carrera internamente. Si deseabas avanzar, tenías que empezar desde abajo y crecer. La competencia era saludable y muy gratificante. Estuve expatriado en varios países durante varios años, incluyendo proyectos en Colombia, Venezuela y Costa Rica. Después, regresamos a México. Obviamente, estaba casado con mi esposa y mis hijos estaban creciendo. Cuando son pequeños, es más fácil tomar decisiones desde la cima porque son más jóvenes y puedes guiarlos. Luego surgió otra posibilidad de volver a irnos del país, pero ya mi esposa estaba muy inmersa en su profesión como abogada, y esa vez me tocó a mí acompañar. Me fui de Procter por otra propuesta, y me costó mucho porque llevaba puesta esa camiseta con orgullo.  

    Y desde ahí, ¿qué hubo en el medio antes de llegar a OCC? 

    Un buen amigo de la infancia me invitó a trabajar con él en un fondo de inversión de JP Morgan, junto a personas que estaban adquiriendo empresas de manufactura. Comencé a disfrutar lo que hacíamos, que era un proyecto para hacer crecer empresas, comprarlas y venderlas, como cualquier fondo de inversión. Casi dos años después, recibimos una propuesta de Merryl Lynch para comprar la empresa mientras trabajaba en el área de finanzas, así que la vendimos y entonces fue cuando justo me llamó un ex compañero de Procter para entrar a OCC. 

    ¿Cómo fue tu recorrido en OCC? 

    Comencé como director financiero, CFO de la empresa. En ese momento, la empresa formaba parte de un fondo de inversión estadounidense llamado Tiger Management, que, como cualquier fondo, tenía la intención de madurar la empresa, hacerla crecer y venderla. En ese período, llegaron unos socios australianos llamados Seek para comprar primero una parte de la empresa, pero luego adquirieron la totalidad. Continuamos trabajando con ellos y logramos cosas extraordinarias… Empezamos siendo 15 empleados y ahora somos más de 300.  Después de mi paso como director financiero, asumí la parte operativa y comercial. Luego me convertí en el director de operaciones de OCC, centrándome más en la parte comercial. Lo interesante de esto es que tienes la capacidad de proponer cambios. Son compañías sólidas, sin deudas y con una gran liquidez. 

    ¿Cómo definirías hoy a OCC en México? 

    Si haces las cosas correctamente, puedes seguir creciendo y contribuir positivamente a tu país. Seguimos compitiendo con muchas plataformas en el mercado, pero puedo decir con orgullo que somos la primera plataforma mexicana que se fundó con estas características. Hemos mantenido este rumbo y cumplimos 27 años, ¡nacimos antes que Google! José Manuel Álvarez, una persona visionaria, fue quien creó la empresa y seguimos trabajando en ello. 

    ¿Cuáles son tus influencias profesionales? ¿Hay alguna figura que haya marcado tu camino? 

    Diría que sí. Cuando empecé a trabajar, veías a los directores o CEO de empresas transnacionales como Procter, y yo pensaba quiero ser como ellos. Pero diría que el escritor Jack Welch fue una de las influencias que me enseñó muchas cuestiones de liderazgo, cómo empoderar a tus colaboradores. Recuerdo una frase que él decía: ‘Si no hay nadie en tu equipo más inteligente que tú, estás haciendo algo mal’. Siempre debes rodearte de personas en tu equipo que sean más inteligentes que tú para hacer crecer la empresa. Con el tiempo, también he tenido la oportunidad de observar a figuras como Steve Jobs, Bill Gates, Jeff Bezos y muchas otras a las que puedo seguir. 

    OCC comenzó hace 27 años y ha publicado más de 17 millones de vacantes.  Hace 27 años, Internet apenas estaba surgiendo. ¿Cómo fue ese comienzo de OCC y cómo ha ido evolucionando? 

    La empresa fue fundada por un mexicano, José Manuel Álvarez, en Estados Unidos. Él había estudiado una maestría en Estados Unidos y se quedó a trabajar allí, donde vio una oportunidad de negocio. Fundó la empresa cuando tenía alrededor de cincuenta años. Identificó una oportunidad importante en cómo ayudar a los reclutadores a realizar contrataciones más eficientes utilizando tecnología, software e Internet, entre otros. Posteriormente, vendió la empresa en Estados Unidos a una plataforma llamada monster.com. Luego, ingresó a México para cumplir su tiempo de no competencia y, bajo su marca, comenzó a hacer lo mismo. 

    Entonces, lo importante o el aprendizaje de esta historia es que, independientemente de la edad, si tienes una visión o un sueño, debes perseguirlo. Al principio, puso anuncios en los periódicos para que la gente le entregara sus currículums, ya que necesitaba una base de datos de cv para poder ofrecerlos a las empresas y explicarles cómo funcionaba el software que vendía a través de Internet. Comenzó a publicar anuncios que decían Recibo currículum y Te ayudo a buscar empleo en los periódicos, y la gente comenzó a seguirlo. En ese momento, ya tenía ciertos clientes trasnacionales en Estados Unidos, lo que le ayudó a abrir puertas en México. Comenzó a trabajar con empresas automotrices y otras grandes empresas transnacionales que lo contrataban. Así, poco a poco, comenzó a crecer y a publicar vacantes, convirtiéndose en una empresa muy rentable. 

    Luego, un fondo de inversión estadounidense comenzó a adquirir las bolsas de trabajo más grandes de todos los países para crear una entidad mucho más grande. Fue en ese momento cuando Ricardo (mi amigo que me llevó) y yo entramos en la historia, ya que los fondos de inversión buscan implementar una estructura de gestión, dado que la empresa ya no es una empresa familiar. Necesitaban un director de tecnología, por lo que contrataron a un ex empleado de Microsoft, y Ricardo y yo, que veníamos de Procter, también nos unimos al equipo. Entonces, comenzamos a crear una estructura no solo para la contratación de personal, sino también para definir la cultura, los valores y los principios que guiarían a la empresa, así como para planificar su crecimiento a corto y largo plazo, con planes estratégicos que abarcaban 2, 3, 4 o 5 años. Es importante comprender el mundo de la tecnología, las plataformas y cómo medir su éxito. 

    ¿Cuáles eran los pasos siguientes, los sueños? 

    Todo lo que veníamos a hacer aquí era prácticamente un sueño. Buscamos conectar a las personas que buscan empleo con las empresas que desean publicar ofertas laborales, pero el desafío es cómo ganarse la confianza de los candidatos para que compartan sus currículums a lo largo del tiempo. 

    Empezamos a sembrar nuestra presencia en las universidades, convirtiéndonos en la principal fuente de reclutamiento de estas instituciones. Ofrecemos nuestros servicios de manera gratuita, proporcionando currículos frescos y novedosos con estrategias de marketing altamente precisas. Hasta el día de hoy, somos la principal plataforma de búsqueda de empleo para más de 370 universidades, tanto públicas como privadas en todo el país. De esta forma, hemos logrado expandir nuestra base de currículos y hemos consolidado nuestra posición como la primera opción para buscar empleo en OCC, que es una plataforma de búsqueda de empleo. 

    Iniciamos enfocándonos principalmente en las grandes empresas y las empresas consideradas como «enterprise» debido a su gran número de empleados. Sin embargo, con el paso del tiempo, ampliamos nuestra presencia para incluir empresas de menor tamaño. Establecimos oficinas en diversos estados de la República Mexicana, ya que en un principio solo estábamos en la Ciudad de México. En la actualidad, contamos con numerosas oficinas en todo el país, lo que nos permite brindar un servicio cercano y personalizado a nuestros clientes. Atendemos a empresas de todos los tamaños, visitamos universidades y ofrecemos charlas sobre cómo crear un currículo, entre otros servicios. 

    ¿Soñabas con ser lo que son hoy cuando entraste a OCC? 

    Yo sí lo soñaba, y todavía nos falta mucho más por lograr. Es decir, obviamente, en el mundo de internet, no te puedes imaginar la cantidad de avances en inteligencia artificial, como el chat GPT. Pero si observabas la cantidad de personas, en más países, como México, que pueden recibir una ayuda sencilla para crear su currículum y mejorar sus habilidades y competencias, te das cuenta de que es posible alcanzar tus sueños. Cuando me entrevistan, menciono mucho una cifra en México. La Universidad más grande de México es la «Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la que se inscriben entre 100,000 y 110,000 mexicanos al año para estudiar y solo aceptan a 10.000 personas, lo que representa el 10% de los solicitantes. Lo que sucede con el otro 90% es que pueden poseer un talento extraordinario, pero solo necesitan una oportunidad para demostrarlo. Por eso, cuando me senté en la entrevista con el fundador y él compartió su sueño, su motivación para lograr un impacto social, realmente me identifiqué con esa visión y creí que era posible hacerlo por el bien de nuestro país.  

    Recientemente hicieron un rebranding, ¿qué implica ese cambio? 

    OCC se compone de un corazón, una mente y un cuerpo. Por lo tanto, comenzamos a identificar cuáles son los principios que debemos tener tanto en el corazón como en la mente. Nos esforzamos por ser un ejemplo, siempre ofrecemos nuestra mejor versión, generamos un vínculo con nuestros usuarios, comprendemos sus necesidades y actuamos de manera más eficaz. Buscamos que el usuario siempre esté en el centro de todas las decisiones que tomamos, centrándonos en sus necesidades. Nos desafiamos a nosotros mismos para salir de nuestra zona de confort y también desafiamos a la comunidad. Siempre pensamos a lo grande y tratamos de ser proactivos. Entonces, independientemente de si cambiamos el color, la imagen o el logotipo, sin dejar de ser un punto de referencia, pero tampoco siendo demasiado formales en algunas áreas, el nuevo lenguaje que vamos a utilizar tiene como objetivo que todas las generaciones nos vean como un «líder» en el que cumpliremos las necesidades de todos, y nos perciban como una empresa que tiene toda esta esencia o alma que se compone de corazón, mente y cuerpo. 

    ¿Cómo utilizan la IA en OCC? 
    Hemos estado utilizando inteligencia artificial durante muchos años, incluso antes de que lanzáramos lo que llamamos match, es decir encontrar la mejor coincidencia entre candidatos y empresas. Realizamos análisis completos de los currículos, basándonos en frases y palabras clave, para poder recomendar a los usuarios cuál es el candidato más adecuado. Además, podemos ofrecer a las empresas información valiosa, como: «Oye, fíjate que, entre todos los postulantes, OCC te recomienda estos patrones; aunque se postularon 100 personas, te sugerimos empezar con estos 20«. Para lograr esto, utilizamos herramientas como PDA para comprender mejor los ejes de comportamiento de cada individuo, entre otros aspectos. 

    Luego, nos adentramos más en el mundo del Big Data. Con tantos años de experiencia, tenemos una gran cantidad de candidatos activos. A lo largo de nuestra historia, han registrado más de 20 millones de usuarios. Gracias a esto, comprendemos mejor cómo personalizar entornos, analizar el volumen y la velocidad, y garantizar que la información sea precisa y valiosa. Por ejemplo, con el chat GPT, cuando un reclutador redacta una vacante, les ofrecemos la opción de mejorar la redacción mediante el uso de inteligencia artificial. Alrededor del 60% al 70% de ellos aprovechan este servicio para perfeccionar la redacción de la vacante, que es parte fundamental de nuestro negocio. 

    ¿Cuáles son los datos qué más te hayan llamado la atención? 
    Para mí, lo más sorprendente es el volumen de vacantes que se publican en el sitio. Para darte una cifra, en OCC puedes encontrar más de 150,000 vacantes al día. Esto significa que, en un año, tenemos más de 1,800,000 vacantes disponibles. Si logramos que se contrate la mayoría de esas vacantes, sería un logro extraordinario. También, los datos de velocidad del sitio son notables: no hay errores y hemos registrado la participación de más de 20 millones de usuarios que han proporcionado sus datos. Además, más de 60,000 empresas publicaron una vacante el año pasado. Estas empresas son muy diversas y van desde grandes empresas de outsourcing como Manpower y Adecco hasta prácticamente todas las que encuentras en México, ya que trabajan con nosotros. Publican sus vacantes en nuestro sitio porque nuestra base de datos es calificada, y nuestro objetivo es asegurarnos de que los candidatos que se postulen para una vacante estén en línea con lo que se busca para el perfil. 

    ¿Hay algún caso o historia que te haya emocionado en tu experiencia? 

    Hay muchos casos que te conmueven, personas que han trabajado o siguen trabajando con nosotros, empezaron en puestos de trabajo muy básicos y luego ves cómo han crecido a través de OCC. Han estado en la empresa durante 10, 15 años, creyendo en la empresa, y han mejorado su estatus, incluso logrando que sus hijos accedan a una educación universitaria. Cuando ves eso en tu propia empresa, independientemente de que nuestra misión sea cumplir los sueños de muchos candidatos, es un sentimiento especial. Cuando viajo a diferentes estados y hablo con alguien que me dice «gracias a ustedes, estoy comprando mi casa» o «conseguí mi trabajo», eso es una satisfacción extraordinaria. 

    ¿Cómo visualizas la transformación digital en los próximos años? 

    Aún creo que no podemos imaginar completamente lo que está por venir. Cosas verdaderamente asombrosas están en camino. La pandemia aceleró en gran medida la transformación digital, pero si retrocedemos un poco, hace más de 15 años, en el año 2000, ya empezábamos a ver avances en la automatización de plantas a través de robots, lo que generaba preocupación sobre cuántos empleos podríamos perder y cómo cambiaría el panorama laboral. En la actualidad, la inteligencia artificial puede manejar un Tesla, automóviles que pueden conducirse de manera autónoma. Viene un futuro extraordinario en el ámbito tecnológico, y no importa la edad o el momento, la tecnología está en constante evolución.  

    ¿Quién es Sergio? 

    Nombre completo: Sergio Porragas Moreno. 

    Apodo:  Porri, el octavo de 8 hijos (Javier, Quico, Francisco, Carlos, Héctor, Yolanda y Maria del Carmen). 

    Profesión: Licenciado en Administración de Empresas.  

    Cargo: Chief Operating Officer. 

    Empresa: OCC. 

    Nacionalidad: mexicano. 

    Signo del zodíaco: Virgo. 

    ¿Dónde vives?: Ciudad de México. 

    ¿Tienes hijos?: Dos hijos. Javier, cineasta, y Andrea, que termina Arquitectura en diciembre. 

    ¿Mascotas?: Dos perros, Manola y Ramona.  

    Comida favorita: ¡Toda, pero especialmente la mexicana! 

    Edad: 53. 

    Hobbies:  Me gusta estar en familia, viajar con mi esposa y mis hijos, leer, escuchar música… pero sobre todo viajar. 

    Tu lugar favorito: La playa, escuchando el sonido del mar. 

    UN POCO DE ROCK 

    ¿Cómo te describirías en una frase?: Todo a Pulmón. 

    Libro favorito: Me gustan mucho los libros, tal vez de historia, pero la historia no tanto en México, que eso aprendes mucho en la escuela, sino un poco más que te lleve a temas como de templarios y masones.  Me quedo con El último catón de Matilde de Asensi. 

    Si pudieras tener una conversación con cualquier figura histórica, viva o fallecida, ¿a quién elegirías?: Cleopatra, una mujer que para ese entonces hablaba muchos idiomas, que se metió en política, arte, cultura y manejo lo que era Egipto en ese momento. 

    Banda de música o género favorito: Rock Pop en español. De Miguel Ríos a Soda Stéreo, Los enanitos verdes, Los redonditos de Ricota.  

    Tu cable a tierra es…  Mi liderazgo, mi capacidad de hacer empatía con la gente.  

    Si pudieras viajar en el tiempo, ¿a qué época te gustaría ir y por qué?: A Egipto a entender cómo se creó esa civilización, qué fue lo que sucedió, por qué tantas pirámides, cómo nació la escritura, la agricultura… 

    ¿Cuál es tu ciudad favorita?: En mi país Oaxaca, tiene la gastronomía más importante del país. Y mucha cultura, de ahí salieron grandes artistas como los pintores Rufino Tamayo, Rodolfo Morales, Francisco Toledo y Sergio Hernández. Y fuera de México, y además de Buenos Aires, me gusta Barcelona por la mezcla de arquitectura y cultura. 
     
    ¿Qué contribución crees que haces para un mundo mejor?: El trabajo en el que estoy porque plataformas como la nuestra son de las empresas que logran cierto impacto social en el país. ¿Cómo? Mediante el empleo. Los dos motores de un país son el empleo y la educación. 

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS