sábado 21 mayo 2022
Más
    spot_img
    HomeManagementPomelo, creando una infraestructura financiera para la América Latina del siglo XXI

    Pomelo, creando una infraestructura financiera para la América Latina del siglo XXI

    Pomelo es una startup fundada en marzo 2021 por Hernán Corral, Gastón Irigoyen y Juan Fantoni, quienes decidieron capitalizar sus aprendizajes e inconformidades en la industria tecnológica. Hablamos con Gastón Irigoyen, su CEO, para conocer más de esta empresa que promete una mejor estructura financiera para LATAM.  

    ¿Cómo nació Pomelo y cuál es su misión? 

    Pomelo nació, principalmente, por nuestra frustración como fundadores, Hernán y yo trabajamos por muchos años creando empresas de tecnología, fintech en particular; Hernán trabajó 12 años en Mercado Pago, siendo el empleado número 3, no solo ayudó a crear el producto, sino también a escalar el negocio en Brasil, México, Colombia y Argentina. Nos encontramos en Naranja X, donde yo estaba liderando toda la operación y él se sumó como Chief Product Officer, allí armamos otra fintech similar a Mercado Pago y Ualá, y nos encontramos con las mismas frustraciones, que es que lleva mucho tiempo, trabajo, recursos y complejidad técnica crear una fintech en América Latina. 

    Una fintech parte de una cuenta virtual con un onboarding que sea compliance y una tarjeta. Acá estaríamos describiendo las herramientas core. 

    En Pomelo creemos que cada organización va a ser una fintech, sea porque ya lo es o está en camino a desarrollar una capa fintech y queremos simplificar ese proceso, ese es nuestro servicio. Así permitimos que las organizaciones se enfoquen en su diseño, propuesta de valor, y todo lo que le terminan ofreciendo al mercado. 

    De hecho, Juan, el tercer co-founder vio este problema, pero desde otra arista. Su experiencia en Mastercard le permitió conocer que una tarjeta, por ejemplo, tarda entre 12 y 18 meses para ser lanzada en cualquier mercado y tienen como complejidad las fintech que, si tiene una expansión regional, en cada uno tiene que replicar el mismo proceso.  Esto, principalmente, pasa porque la estructura de servicios financieros en América Latina está altamente fragmentada, distinta en cada país y obsoleta porque fue construida hace 30-40 años. Nosotros proponemos crear una nueva infraestructura regional para América Latina y del siglo XXI. 

    ¿Cómo describirías su cultura? ¿Cuál es el ADN que los identifica? 

    La verdad es que en Pomelo nuestro crecimiento va súper rápido, lo pensamos bajo la pregunta ¿cómo debería ser la cultura de una empresa pospandemia? Hace 15 años, cuando yo comencé a trabajar en Google, iba a trabajar en remera y bermudas, eso parecía rarísimo en ese momento. Así pensamos cuáles serían los equivalentes para este momento. De alguna manera, sistematizamos los aprendizajes del 2020 y los cambios de hábitos que impactaron en las personas.  

    Estamos a favor de una cultura de trabajo híbrida o 100 % remota porque prevalece el talento por sobre su ubicación. De esta manera, tenemos personas en el equipo en Berlín, Barcelona, México y en el interior de Argentina, en línea con esto también estamos a favor del trabajo asíncrono, no importa si la persona prefiere trabajar de noche, fines de semana o lo hace en el horario más convencional, lo importante es que trabaje en equipo y pueda cumplir sus objetivos. Fomentamos el work life integration, no hablamos de balance entre lo personal y lo profesional, sino de la integración e implementamos beneficios customizables, donde cada persona pueda armar su experiencia como quiera. 

    Algo que destaca en nuestro ADN es el valor por la diversidad y vivir realmente un ambiente inclusivo para personas de diversas culturas, etnias, edades, orientación sexual e intereses. Finalmente, buscamos romper el modelo de relaciones laborales “transaccionales” por una donde se comparte el ownership de la compañía, en este sentido, todos los miembros tienen una participación accionaria en la empresa, así todos empujamos el éxito. 

    En una entrevista mencionabas que toda América Latina necesitaba una mejora en la infraestructura de sus servicios y eso es, precisamente, lo que vienen a resolver, aunque en la primera pregunta me comentabas sobre esto, me gustaría profundizar, ¿cómo impulsan la inclusión y digitalización financiera desde las organizaciones? 

    Nosotros lo hacemos de manera indirecta al crear una infraestructura financiera completamente digital, a través de cuentas virtuales y el producto de tarjetas, lo que permitimos es que más empresas ofrezcan servicios financieros al mercado, y si más empresa hacen esto, resulta en más variedad de productos y mayor adopción del mercado en general, impulsando la inclusión y educación financiera en la región. 

    Aun cuando la pandemia permitió un traspaso a transacciones online, todavía el 80 % de las transacciones en América Latina siguen siendo en efectivo, esto nos dice que falta mucho por hacer. 

    ¿Cómo ves el crecimiento fintech en Argentina y América Latina? 

    Estamos frente a un boom impresionante, a nivel global, regional y local. Durante los últimos 3 a 5 años vimos el nacimiento de las Fintech BTC (Business to Customer) es decir, aquellas que ofrecen su propuesta de valor directamente al mercado, así surgieron neobancos y billeteras virtuales o de criptosmonedas. En este momento nos encontramos en el crecimiento BTB (Business to business) es decir, de infraestructura o de software as a service orientado afintech. 

    Pomelo cuenta con 100 empleados  

    En octubre anunciaron su desembarco en Brasil y México 

    ¿Cómo describirías el proceso de emprender por parte de 3 fundadores que formaron parte de grandes empresas del sector tecnológico? 

    Emprender siempre trae mucha adrenalina, yo ya lo había hecho antes, pero Juan y Hernán es lo primera vez que lo hacen. Lo que sentimos es que estamos capitalizando todos nuestros aprendizajes y la experiencia que hemos tenido en la industria tecnológica y fintech. Después, hacerlo en América Latina no es fácil, existen trabas a nivel regulatorio, administrativo y legal, que hacen que el emprendedor invierta mucho tiempo y energía solo creando la empresa. Pero la satisfacción que genera poder crear empleos, ofrecer un producto de valor que el mercado lo use, termina opacando las dificultades. Se requiere ganas, resiliencia y capacidad de adaptación. 

    Gastón Irigoyen | CEO y Co-founder de Pomelo 

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    4,544FansMe gusta
    3,008SeguidoresSeguir
    2,960suscriptoresSuscribirte
    spot_img
    spot_img

    MÁS LEÍDOS