domingo 21 abril 2024
Más
    HomeEmpowermentCarolina García: Activista por la inclusión

    Carolina García: Activista por la inclusión

    Carolina García, fundadora de Comunidad Inclusiva, se define como una activista por la inclusión. Es una mujer resiliente que tuvo que reinventarse al quedar con una discapacidad por un accidente de auto en el que se rompió la médula espinal. “El coaching fue ese proceso que llegó a cambiar mi vida y me permitió verme desde otro lugar. Pasar de víctima a protagonista de mi historia”, confiesa la mamá de María José y Eduardo. 

    Cuéntanos tu historia, ¿quién era Carolina en su juventud? 

    Soy hija de Fernando y Mireya, soy la tercera de 6 hermanos. Mi padre era ingeniero, trabajó más de 30 años en IBM y tuve que vivir fuera de Chile ciertos periodos de mi vida porque viajábamos mucho. Siempre he sido muy extrovertida y sociable, fui a un Colegio de puras mujeres, un colegio católico. Hacía muchos deportes en forma competitiva y quería estudiar educación física, tenía pensado montar un gimnasio. Mi papá me decía que fuera ingeniera porque también me encantaban las matemáticas, así que entré a estudiar ingeniería gracias a su consejo, eso me enorgullece porque cuando una mujer decía que quiere estudiar una carrera STEM no recibía el mismo apoyo que yo recibí. Por una casualidad, llegué al mundo de la minería y fue un trabajo muy entretenido e interesante que me cautivó porque ahí conocí este mundo, en una empresa de gestión y estrategia tuve que abrir operaciones en Argentina, Perú, Bolivia y Chile. 

    ¿Qué te motivó a enfocarte en la sostenibilidad, diversidad, equidad e inclusión en los últimos 10 años?  

    En el año 2006 yendo a ver a un cliente en Antofagasta, el taxi que me llevaba al hotel del aeropuerto iba conduciendo muy rápido y de forma imprudente. Sin embargo, yo no dije nada porque estaba concentrada trabajando en mi computador y, además, quería llegar rápido. De repente, el taxi chocó de frente con un camión y mi vida dio un giro inesperado.  A raíz de este suceso quedé con discapacidad, en una silla de ruedas y muy dependiente de otros. Duré 8 meses que no podía hacer nada, solo podía mover los ojos a porque me rompí la medula a nivel cervical. Fue muy doloroso, porque yo no estaba acostumbrada a depender de nadie, tuve que hacer terapia durante un año y medio para poder recuperarme y logré mejorar, hoy ya puedo manejar mi computador, celular y mi auto. Después, pude volver a la empresa donde trabajaba, pero con otro cargo y además tuve problemas de autoestima por los grandes cambios que habían sucedido, y al cabo de un año me despidieron porque ya no servía para lo que me habían contratado. Así que en el año 2012 decidí buscar otra oportunidad laboral, tuve muchas reuniones con diferentes empresas grandes que tenían un sello de RSE, pero al cabo de un año nadie me contrató, así que mi única interpretación de los hechos fue que no estábamos preparados para contratar a una persona con discapacidad y menos, en cargos ejecutivos, así que me quité mi traje de ingeniera que ya no me servía y comencé a reinventarme. 

    ¿Cómo afrontaste ese proceso de reinvención? 

    Primero me llego una propuesta de convertirme en coach y solo lo tomé, ya que necesitaba trabajar, y me convertí en coach en el año 2014, después de un proceso muy bonito, pero también muy duro, porque tuve que revisar en mí misma todas las emociones y los procesos que tenía que trabajar como coach con mis clientes. Tuve que ponerle voz a las emociones que sentía, a la rabia de las injusticias, a la tristeza de lo que me había sucedido y lo que había perdido, al miedo hacia el futuro de encontrarme sin trabajo, y fue algo muy bueno, ya que yo no estaba acostumbrada a reconocer mis emociones, por el contrario, tenía la creencia de que yo “no tenía emociones”. El coaching fue ese proceso que llego a cambiar mi vida y me permitió verme, desde otra mirada, “pasar de víctima a protagonista de mi historia”. En el año 2018 comencé a tomar cursos de diversidad e inclusión y todos los años hago algo para ir mejorando. 

    Como fundadora de Comunidad Inclusiva, seguro tienes muchas historias inspiradoras para compartir. ¿Podrías contarnos una experiencia en la que hayas presenciado un impacto positivo directo de la inclusión en el entorno laboral? 

    Comunidad Inclusiva nace en 2019, cuando recién estábamos hablando de temas como discapacidad y las empresas se sentían desorientadas para saber cómo avanzar. Hemos sido testigos de cientos de impactos positivos. Por ejemplo, la inclusión de Jorge con discapacidad visual también tuvo un impacto positivo en el equipo en general. Los colaboradores comenzaron a desarrollar una mayor conciencia y sensibilidad hacia las necesidades de las personas con discapacidad. Aprendieron a adaptar su comunicación y a proporcionar apoyo adicional cuando era necesario. Además, la presencia de Jorge en el equipo ayudó a mejorar la diversidad y la inclusión en la empresa. Los empleados comenzaron a valorar la importancia de la inclusión y a reconocer que las personas con discapacidad pueden contribuir de manera significativa en el entorno laboral. Y para Jorge, fue muy importante, motivador, sentirse parte de un equipo y que él era un aporte al grupo. 

    ¿Cuál es el impacto positivo que destacas de esta experiencia? 

    No solo demostró sus habilidades y talento, sino que también promovió la sensibilización y la diversidad en la empresa. Esta experiencia destacó la importancia de brindar oportunidades iguales a las personas con discapacidad y cómo su inclusión puede enriquecer el entorno laboral para todos. Como Comunidad Inclusiva, hemos visto muchos Jorge que han venido a cambiar la perspectiva de sus compañeros y de su empresa y han tenido la oportunidad de unirse a un equipo y aportar valor y sentirse valorados. Personalmente, creo que la inclusión laboral de personas con discapacidad es extremadamente importante y puede mejorar significativamente el clima laboral. La diversidad en el lugar de trabajo no solo ayuda a crear un ambiente más inclusivo y respetuoso, sino que también puede fomentar la creatividad, la innovación y el trabajo en equipo. Además, la inclusión laboral de personas con discapacidad puede ser muy beneficiosa para la empresa, ya que estas personas pueden aportar habilidades únicas y valiosas perspectivas al equipo. 

    Sabemos que también eres socia de WIM (Women in Mining) y de Mujeres Influyentes. ¿Cómo crees que las redes de apoyo y colaboración entre mujeres pueden impulsar el cambio en el ámbito laboral? 

    He participado y participo de muchas redes de mujeres: de compañeras de ingeniería, de HERGlobal academia de emprendimiento, mujeres en minería, en mi empresa, y otras que son y han sido clave en diferentes etapas de mi carrera. Generalmente, las redes de mujeres se caracterizan por ser muy colaborativas, horizontales, voluntarias lo que hace que lo importante es el propósito de la red y colaborar con las que lo necesitan. Siempre que voy a algún congreso o lugar donde habrá mujeres interesantes, aprovecho de hacer “Networking” que es una práctica que consiste en generar red de contactos para conseguir oportunidades laborales o de negocio.  Yo lo recomiendo muchísimo, sobre todo a las mujeres que están comenzando en sus carreras: el Networking con otras mujeres. Donde vayan, darse a conocer, preguntar, atreverse. Puede haber alguna oportunidad. Considero que los grupos de mujeres pueden ser muy beneficiosos, ya que brindan un espacio de apoyo, mentoría y networking específicamente diseñado para abordar los desafíos que enfrentan las mujeres en el ámbito laboral. Pueden ser una excelente fuente de inspiración, aprendizaje y crecimiento profesional. ¡Es maravilloso ver cómo las mujeres se apoyan mutuamente y trabajan juntas para alcanzar el éxito! 

     Como mujer líder y referente en el sector minero, ¿qué consejo le darías a las mujeres jóvenes que desean ingresar a industrias tradicionalmente dominadas por hombres? 

    Hoy, en todas las industrias tradicionalmente lideradas por hombres como la banca, Minería, tecnologías, construcción, se han dado cuenta de que es muy importante la presencia de las mujeres en los equipos y están brindando muchas oportunidades para que ingresen mujeres y se produzca el cambio cultural que las incluya y sea sostenible en el tiempo. Mi consejo sería que confíen en sí mismas, se preparen adecuadamente, busquen mentores y no tengan miedo de desafiar los estereotipos de género. Buscar apoyo, encuentren grupos de mujeres en esa industria que les brinden apoyo y camaradería. Compartir experiencias y desafíos con otras mujeres en situaciones similares puede ser muy enriquecedor y motivador. Y, buscar modelos a seguir, encontrar mujeres exitosas que ya estén trabajando en esa industria y usarlas como inspiración. Aprender de sus experiencias y buscar su mentoría si es posible. Las mujeres, en todo nivel, son muy colaborativas y ¡Pueden lograr grandes cosas en cualquier industria! 

    Entrevistada por: Fernanda Cala 

    ¿Cuál fue tu primer empleo y cómo lo recuerdas? 

    Mi primer trabajo fue en una empresa de consultoría, llegué ahí porque me apuré y tomé lo primero que me ofrecieron. Era algo en lo que yo no me sentía cómoda. Por lo tanto, busqué otra oportunidad inmediatamente y llegué al cargo de Analista de merchandising en una cadena de bombas de bencina internacional llamada ESSO Chile petrolera. 

    ¿Quién es Carolina? 

    Nombre completo: Carolina García Berguecio 

    Cargo: Fundadora 

    Empresa: Fundación Comunidad Inclusiva 

    Profesión: Ingeniera Industrial. 

    Nacionalidad: chilena. 

    Vives en: Santiago de Chile 

    ¿Hijos?: Tengo dos hijos, María José de 33 años, y Eduardo, de 25 años. 

    Mascota: Tenía una, Aaron, murió hace tres meses.  

    Comida preferida: Dulces y postres.  

    Deporte favorito: No, antes era muy deportista. Hacía Spinning.  

    Hobbies: Astrología, leer sobre eneagrama, el autoconocimiento. Soy una eterna aprendiz.  

    Prenda de ropa preferida: Aros, en invierno me gusta usar un poncho cuando estoy en casa, en el verano tengo una blusa preferida.  

    Tu lugar de ensueño: Capadoccia, Bali. 

    UN POCO DE ROCK: 

    Una palabra para definirte hoy: Curiosa.  

    Una palabra para definir a Caro en su juventud: Habladora.  

    Cantante o banda preferida:  Fleetwood Mac, Stevie Nicks y Adele.  

    Tu momento más importante del día:  Cuando me voy a acostar y pienso todo el día que ha pasado y puedo planificar el día de mañana.  

    Tu cable a tierra es…  Mi hijo Eduardo.   

    ¿Qué granito de arena aportas para un mundo mejor?: Mostrar que la discapacidad es algo que debe ser importante y debemos buscar más oportunidades para las personas con discapacidad, en temas educacionales y laborales. Me declaro una activista por la inclusión.  

    Una frase que te identifique: “Lo único constante en mi vida, es el cambio”. 

    Lo que más valoras de las personas:  Su honestidad y humor. 

    ¿Día o noche? Día.  

    ¿Ducha fría o caliente? Caliente o tibia.  

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS