sábado 24 febrero 2024
Más
    HomeHoliday EditionLa revolución de las HealthTech y la tecnología aplicada a la industria...

    La revolución de las HealthTech y la tecnología aplicada a la industria de la salud. 

    La transformación tecnológica se ha hecho presente en todas las industrias, la industria de la salud no ha sido la excepción con la llegada de las HealthTech y la tecnología aplicada a esta industria. Las Startup Healthtech son empresas enfocadas en digitalizar y tecnificar procesos, sistemas y procedimientos con el objetivo de hacerlos más automatizables.  

    Nicolas Kirchuk es el claro ejemplo de esta revolución, quién a través de su sueño de impactar positivamente la vida de las personas fundó la HealthTech “Biomakers” en el año 2015, revolucionando  e impactando la industria y quién fue elegido por Forbes entre los treinta empresarios más destacados de Argentina en el año 2018 gracias a su proyecto. 

    Nicolas tuvo la oportunidad de contarnos sobre su vida personal,  sus motivaciones y desafíos como emprendedor de una HealthTech  y qué podemos esperar de Biomakers en términos de sostenibilidad para el año 2023. 

    Comencemos por conocer un poco más de ti Nicolás, ¿Quién es Nicolas Kirchuk y qué te inspira en tu vida personal y profesional? 

    Soy una persona que está literalmente obsesionada con impactar positivamente en la vida de las personas. Crecí en una casa con una mamá psicoanalista y un padre médico oncólogo al cual acompañé durante toda mi infancia y adolescencia a sus congresos médicos, con lo cual fui criado entre historias de pacientes oncológicos y novedades de nuevas terapias que ayudarían a que los pacientes vivan más tiempo.  

    Cada vez que se lanzaba al mundo una nueva terapia era tema de conversación en la mesa de mi casa. A los 11 años cursaba la escuela primaria y la maestra nos dio la tarea de escribir un cuento. Yo escribí uno acerca de una mujer que tenía cáncer y gracias a un tratamiento novedoso lograba curarse cuando nadie lo esperaba. La maestra citó a mis padres porque «la temática del cuento no era normal, y seguramente el pequeño Nicolás tenía algún trastorno psicológico». Mi madre se acercó y le explicó a mi maestra que esos eran los temas que se hablaban en mi casa de forma cotidiana, desde que tanto yo como mis hermanos teníamos uso de razón. Creo que ese contexto fue el que me forjó a tener los sueños y los anhelos tan bien identificados. Y fue así como me formé y durante muchos años, previo a fundar BIOMAKERS, dediqué mi vida al desarrollo de drogas para el cáncer y a la investigación clínica oncológica.  

    Eres CEO y Co-Founder de Biomakers, ¿Qué fue lo que más te inspiró a comenzar tu camino como emprendedor? ¿Podrías contarnos que te inspiró a desarrollar y llevar a cabo esta idea? 

    BIOMAKERS fue fundada a principios de 2015, pude finalmente tomar las riendas de este asunto como protagonista y así crear una compañía cuyo propósito es el de extender la vida de millones de pacientes con cáncer avanzado a través del análisis de los perfiles genéticos de cada tumor, determinando en cada momento de la enfermedad cuáles son las alteraciones moleculares y cuáles son las drogas que son sensibles a esas alteraciones, permitiendo que cada paciente viva más tiempo y con mejor calidad de vida.  

    Asimismo, junto con Rubén Salanova, el otro Co-Founder de BIOMAKERS, y un equipo de más de 80 profesionales altamente calificados, hemos desarrollado el biobanco de tumores avanzados y el set de Big Data para cáncer más importante en la historia de latino América, lo cual nos permite estar colaborando activamente con proyectos de desarrollo de nuevas drogas para cáncer que seguramente serán más eficaces que las actuales. Nuestra obsesión es Cronificar el cáncer avanzado: esto es, que pacientes con tumores avanzados que hoy son mayormente «incurables», puedan recibir distintas terapias en distintos momentos de su enfermedad, según el perfil genético del tumor en ese preciso momento de la enfermedad, y de esta forma convivir con la enfermedad de forma crónica (como sucede actualmente con otras enfermedades como el HIV, por ejemplo). 

    En el año 2013 había co-creado una Unidad de Investigación Clínica en un Centro de Diagnóstico por Imágenes muy importante de Argentina, focalizado en ensayos clínicos para cáncer. El funcionamiento de dicha Unidad no estaba en absoluto en concordancia con lo que se requería ya que la administrábamos y manejábamos dos personas con criterios absolutamente opuestos. Y el doble comando en este caso hacía que no podamos crecer de la forma debida. Cuando fui a plantear esto a la Gerencia de la Compañía, me dijeron que la persona que estaba conmigo manejando la Unidad era 20 años mayor que yo y que confiaban más en su experiencia, y me invitaron a abandonar la empresa. Nunca voy a estar lo suficientemente agradecido a ese Gerente que decidió desvincularme en ese momento con una falta de visión asombrosa, ya que finalmente dos años después la Unidad de Ensayos Clínicos de dicho Centro terminó cerrando para siempre. 

     A partir de ese momento, y guiado por mentores que me impulsaron a desarrollar un proyecto propio que me inspire, y conseguir inversores que confíen en esa visión, fundamos junto con Rubén esta compañía que hoy impacta positivamente en miles y miles de pacientes con cáncer de más de 15 países de Latino América y que está desarrollando soluciones para impactar a millones de pacientes en todo el mundo a través de la tecnología y de la inteligencia artificial. 

    ¿Cuál es el mayor reto que experimentaste cuándo decidiste emprender en HealthTech y cómo pudiste sobrellevarlo?  

    El ecosistema emprendedor y de inversión en 2014 cuando decidimos emprender era absolutamente inhóspito en Argentina, donde nació originalmente BIOMAKERS. Hoy la empresa tiene laboratorios de secuenciación genética y determinación de alteraciones moleculares en México, Brasil y Argentina, y una Oficina de Big Data en San Francisco, USA, pero no tenemos que perder de vista que todo nació con una idea escrita en un papel en un bar en el barrio de Palermo, en Buenos Aires. No teníamos más que eso. Y necesitábamos que alguien apueste y confíe en nosotros tan solo con una idea y un plan de negocios escrito.  

    No existían prácticamente aceleradoras o fondos de inversión que invirtieran en HealthTech en Argentina, con lo cual tuvimos que buscar Angel Investors que entendieran mínimamente la industria para poder apostar por nosotros y por nuestro sueño. Y que, sobre todas las cosas, invirtieran en nuestra VISIÓN. Algo que resultó clave es que ya éramos expertos en esta Industria. No éramos improvisados. Teníamos muchos años de carrera y un networking científico y de contactos de negocios muy importante. Eso creo que ayudó muchísimo para que podamos conseguir distintas opciones de inversores ángeles rápidamente, y a partir de eso, elegimos y empezamos. 

    Otro obstáculo muy importante en ese entonces era que La Medicina de Precisión en Cáncer era muy incipiente, y recién comenzaba a formar parte de la práctica clínica cotidiana de los médicos oncólogos que trataban pacientes. El desafío de generar una educación masiva y efectiva en la comunidad científica y médica era gigante. Pero habiendo estado previamente más de diez años trabajando en desarrollo de drogas para el cáncer, sabía perfectamente que diez años después el paradigma imperante y principal en los tratamientos para el cáncer sería el de drogas complejas asociadas a biomarcadores genéticos que determinarían cuál es el paciente que se beneficia con esa terapia y cuál no, en base a las mutaciones genéticas del tumor.  

    Esto que nosotros previmos que sería el Estado del Arte en el 2024, se aceleró y sucedió 5 años antes. Hoy en día, los tratamientos más eficaces e innovadores para el cáncer son todos en base a características genéticas y moleculares de los pacientes y sus tumores. 

    Entendemos que el ecosistema de Biomakers es un entorno donde la tecnología es fundamental ¿Qué desafíos crees que tienen las organizaciones a la hora de buscar talentos tecnológicos en el HealthTech? 

    BIOMAKERS es una compañía que se nutre tanto de recursos altamente calificados en biotecnología (biotecnólogos, genetistas, biólogos moleculares, bioquímicos y médicos) como en Tecnología (Ingenieros en Sistemas, desarrolladores de Software, Expertos en Inteligencia Artificial y Machine Learning). Los desafíos más importantes parten del hecho de que hoy en día estos recursos son globales: compañías de todo el mundo están buscando a nuestros recursos que son únicos y tienen un expertise único, entonces los desafíos sobre todo para retenerlos son increíbles y enormes.

    Para ello resulta muy importante la cultura de la Compañía e incorporar el Gran Propósito que tenemos en cada una de las personas que forman parte de los equipos. Inspirarlos y que ellos mismos vean de forma tangible cómo las soluciones que desarrollan guiadas por la visión de los Founders, impactan rápidamente en la vida de miles y miles de pacientes que están viviendo probablemente el peor momento de sus vidas. Estamos impactando ahí. En ese preciso momento. En el peor momento. Eso es demasiado fuerte, es una fuerza que nos moviliza día a día de una manera avasallante y categórica.  

    Luego, como toda Startup, usamos también diferentes herramientas de compensaciones para poder retener a todos nuestros talentos. Creo que hasta el día de hoy nuestras estrategias han sido eficaces ya que hemos perdido muy pocos recursos en el camino, y nuestra gente se sienta sumamente identificada y motivada para trabajar en BIOMAKERS y generar soluciones que trasciendan.  

    Fuiste elegido por FORBES entre los 30 empresarios más destacados en Argentina en 2018 ¿Te planteaste alguna vez este logro? ¿Cómo fue tu trayectoria para llegar allí?  

    Haber recibido esa distinción fue un verdadero honor y un privilegio. Y entiendo que fue un reconocimiento por la audacia y por haber apostado por desarrollar soluciones para detener una de las enfermedades más complejas de este mundo, que es el cáncer avanzado, innovando a través de la tecnología, cuando prácticamente nadie lo había hecho previamente ni en la Argentina ni en Latinoamérica. Fue sumamente reconfortante para el Equipo de BIOMAKERS y personalmente para mí el haber recibido este premio ya que además necesitamos difundir lo que hacemos para que más y más pacientes y médicos especialistas de todo el mundo puedan beneficiarse de nuestras soluciones biotecnológicas.  

    Es imposible no mencionar la problemática de la diversidad y la necesidad de generar más espacios de trabajo inclusivos, especialmente en tecnología. ¿Cómo ha sido tu experiencia? 

    BIOMAKERS como compañía ha tomado una posición bien clara y contundente en cuanto a políticas de trabajo de equidad de género desde un principio. Nuestros principales recursos son mayormente mujeres, y hoy representan el porcentaje más alto de trabajadores en la compañía. Luego también hemos activamente contratado recursos de diferentes países de la región y con una altísima diversidad, con distintas comunidades representadas. Creemos fervientemente que los discursos de inclusión y diversidad no deben ser meras palabras vertidas al viento. Deben ser siempre refrendadas con hechos y con políticas de contratación acordes. Nuestro Equipo de Capital Humano trabaja muy a consciencia en este punto.  

    ¿Qué podemos esperar de BIOMAKERS en términos de sostenibilidad para el 2023?  

    Creemos en BIOMAKERS que el concepto de sostenibilidad no está solamente relacionado con cómo interactúan las personas que conforman distintas organizaciones con el medioambiente, sino también y sobre todo en cómo se puede impactar en la calidad de vida de las personas a través de soluciones basadas en tecnología. Y en ese punto BIOMAKERS está generando soluciones de sostenibilidad que impactan e impactarán mejorando la vida de millones de pacientes con cáncer en el mundo. Cómo? Contribuyendo junto con Compañías Farmacéuticas y Biotechs en el desarrollo y descubrimiento de nuevas drogas complejas para el cáncer a través de nuestros Sets de Big Data y nuestro Biobanco, desarrollando Plataformas con algoritmos de Inteligencia Artificial que permitan dadas las características genéticas y clínicas de cada paciente, determinar cuál es el mejor camino terapéutico para cada persona para que puedan vivir más y con mejor calidad de vida, y promoviendo, a través de la Investigación y el Desarrollo, el descubrimiento de nuevos genes que se podrían convertir en nuevos targets terapéuticos para bloquear y así generar nuevas terapias contra el cáncer.  

    ARTÍCULOS RELACIONADOS

    DEJA UNA RESPUESTA

    ¡Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    spot_img

    SEGUINOS EN REDES SOCIALES

    spot_img

    MÁS LEÍDOS